El FMI pide a la banca europea un fondo para sufragar grandes quiebras

El instrumento se financiaría mediante una tasa a las entidades financieras - Trichet reclama una regulación más estricta de los seguros especulativos

Agencias|El País
Bruselas / Madrid - 20 mar 2010 - 06:00 UTC

Los Gobiernos occidentales han barajado en los dos últimos años varias posibilidades para impedir que una crisis financiera vuelva a poner en peligro el sistema económico. Como en septiembre de 2008, cuando la quiebra de Lehman Brothers empujó al capitalismo al borde del abismo. Una de esas alternativas es forzar a la banca a dotar un fondo con el que hacer frente a la hipotética quiebra de una gran entidad financiera. Y eso es exactamente lo que ayer propuso para los bancos europeos el máximo responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI), con la aquiescencia de la Comisión Europea.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, defendió en Bruselas la creación de una entidad europea que maneje los rescates de las instituciones financieras multinacionales en la UE. Esta entidad se financiaría mediante tasas a la banca. "Es necesaria una autoridad de resolución europea, dotada con un mandato y con las herramientas para lidiar con los costes de una bancarrota de bancos transfronterizos", dijo, en lo que denominó "una solución a priori, en lugar de a posteriori". Esta propuesta va en la misma dirección que las resoluciones del G-20 y de EE UU.

El comisario de Mercado Interior apoya la propuesta de Strauss-Kahn

Más información

El francés, que participaba en una conferencia organizada por la Comisión, afirmó que la autoridad debería ser parte de un sistema más amplio de "prevención, manejo y resolución de crisis europeas", y propuso financiarla con "cargos a los seguros de depósitos e impuestos a las principales instituciones financieras".

Strauss-Kahn criticó la inacción que ha caracterizado a Europa en este asunto. "Veo muchos esfuerzos en la UE para hacer frente a la regulación y supervisión transfronteriza, pero no en la gestión y resolución de crisis", aseguró. "Las estructuras actuales han probado ser inadecuadas para manejar las bancarrotas nacionales e internacionales, haciéndolas más costosas de lo necesario para los contribuyentes". Puso como ejemplo a Fortis, banco que tuvo que dividir los negocios belga y holandés antes de ser nacionalizados.

Strauss-Kahn encontró un apoyo a sus palabras en la misma conferencia. El comisario de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier, defendió el fondo financiado por la banca. "Mi convicción personal es que las instituciones financieras deberían contribuir a un fondo de liquidación", dijo. "Las iniciativas se multiplican y constato una convergencia entre Europa y sus socios, también al otro lado del Atlántico", añadió Barnier, en una clara referencia a los planes del presidente Barack Obama.

Los ministros de Finanzas de la UE discutirán este asunto junto a las propuestas de EE UU para frenar las actividades de riesgo en el sector financiero durante la reunión informal del próximo mes de abril. Además, Barnier se comprometió a que la Comisión presentará el próximo otoño una propuesta de marco legislativo sobre la gestión de crisis financieras. En EE UU, Obama pretende aprobar un paquete de medidas que incluye un fondo de garantía de depósitos, además de la prohibición a los bancos de que apuesten en Bolsa con su propio dinero.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, pidió por su parte más transparencia en el mercado de seguros contra el impago de la deuda (credit default swaps o CDS) y reclamó que estos instrumentos financieros derivados no se usen de forma especulativa. La Comisión ya ha anunciado que estudiará prohibir las operaciones al descubierto con seguros contra el impago de la deuda de un país, por haber agravado la crisis de Grecia.

"Algunos instrumentos financieros, que se introdujeron para minimizar los riesgos, no deberían usarse de forma especulativa", dijo Trichet en la misma jornada, desde donde expresó su "pleno apoyo" al trabajo de la Comisión para mejorar la gestión de quiebras bancarias en la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de marzo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50