Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una falla humana contra los toros en Valencia

Decenas de cuerpos aparentemente ensangrentados se amontonaban a mediodía de ayer ante el Ayuntamiento de Valencia en los prolegómenos de la mascletà de las fiestas falleras. Algunas banderillas emergían del confuso montón de carne mientras otras decenas de personas se agrupaban con pancartas en las que se leía "la tortura no es cultura" y se pedía la abolición de las corridas de toros. Sus organizadores, de la asociación Anima Naturalis, la calificaron como una "falla humana" aunque, por su tremendismo, recordaba un happening de los años sesenta.

Una parte del público que esperaba el disparo de los fuegos artificiales les lanzó insultos y algún petardo. Otra parte les observó con curiosidad. Era el segundo año que convocaban la protesta contra la feria de toros, aunque esta vez había más motivos. Los activistas se oponen a la intención del Gobierno que preside Francisco Camps de declarar los toros Bien de Interés Cultural. La portavoz de Anima Naturalis, Elisa Arteaga, dijo que cada vez hay más oposición, no sólo a las corridas, sino también a festejos de calle como el bou embolat, un toro al que se encienden dos bolas de brea en los cuernos. Por la tarde, jóvenes de un partido verde protestaron ante la plaza de toros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 2010