Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán reduce la ejecutiva a la mitad con Velasco como segundo

Mar Moreno y Bibiana Aído entrarán en la dirección en puestos de vocales

Todos los secretarios generales del PSOE aspiran siempre a contar con ejecutivas reducidas, operativas, con dirigentes dedicados de lleno al trabajo orgánico, pero luego, las presiones de las agrupaciones provinciales por tener presencia en la dirección dan al traste con este deseo. El futuro secretario general del PSOE de Andalucía, José Antonio Griñán, tiene diseñado y decidido un cambio radical en el funcionamiento del partido, en el que el número dos será el actual secretario de Organización, el cordobés Rafael Velasco.

La estructura de la nueva ejecutiva regional es completamente novedosa y diferente de las direcciones anteriores. La comisión permanente, que ahora tiene 22 miembros -hay otros 15 como vocales-, se reducirá a la mitad y sus integrantes tendrán dedicación exclusiva al partido. Eso significa que no compatibilizarán el trabajo orgánico con el institucional (lo que excluye a consejeros, alcaldes o presidentes de Diputación), pero sí con el de representación (diputados).

La dirección del PSOE andaluz se articulará en cuatro grandes áreas

Según fuentes del PSOE, la estructura de la ejecutiva se compone de cuatro grandes áreas, al frente de las cuales habrá un responsable, en las que se incluyen las secretarías tradicionales y otras nuevas. Velasco figurará en el organigrama como el coordinador o vicesecretario general, denominación que aún no está decidida. Y también es más que probable que conserve Organización, si se establece una pugna entre las provincias por hacerse con una secretaría que, desde 1994, ha tenido un fuerte protagonismo y es de hecho la sala de máquinas del PSOE.

Las cuatro áreas son: Economía, Organización, Comunicación, y Ciudadanía y Movimientos Sociales. En Organización se engloban Administración, Política Institucional, Política Municipal, Organizaciones Sectoriales y Acción Exterior. En el área económica, Griñán ha incluido a Educación, Formación, Empleo, Innovación, Agricultura y Pesca, Desarrollo Rural y Medio Ambiente y Cambio Climático. Comunicación tendrá competencias sobre Movilización Electoral, Ideas y Progamas y 2.0. Y Ciudadanía, asumirá Igualdad, Cultura, Bienestar Social y Cooperación e Integración.

Aunque los vocales estarán adscritos a algunas de estas áreas, la comisión permanente se va a reducir de manera drástica. Eso no quiere decir que haya menos gente trabajando en el partido, sino todo lo contrario. Uno de las carencias de la ejecutiva regional del PSOE ha sido que muy pocos han ocupado el hueco para el que fueron elegidos en los congresos. La intención de Griñán es que en esa mesa, en el núcleo duro del partido, estén el presidente, el secretario general y el número dos, los responsables de área y el portavoz parlamentario. "No serán más de 10 personas", aseguran las fuentes consultadas.

Esta estructura supone un vuelco total sobre el modelo que ha funcionado en el PSOE desde que Manuel Chaves se hizo cargo de la secretaría general en 1994, en la que ha permanecido formando tándem con su mano derecha, Luis Pizarro, quien dejará la vicesecretaría general. Los medios consultados aseguran que Griñán quiere primar un equipo fuerte y compacto a los equilibrios territoriales.

Según varias fuentes regionales y provinciales del PSOE, el próximo secretario general no ha abierto todavía una ronda de consultas sobre las personas que formarán parte de la dirección. Muy poco ha trascendido sobre los nombres. Medita entre un hombre y una mujer para ocupar la presidencia del PSOE, a la que va a dotar de más competencias para que sea la "voz suave" ante la sociedad. Y, según estos medios, no quiere prescindir de Micaela Navarro como consejera de Igualdad, lo que la descarta para ese puesto.

Pero además de Velasco, Griñán quiere a la consejera de Educación, la jiennense Mar Moreno, y a la ministra de Igualdad, la gaditana Bibiana Aido, como vocales de la ejecutiva del PSOE. Ambas propuestas son exclusivamente suyas y no entrarían a contabilizar como parte de las cuotas territoriales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2010