Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankinter, condenado a resarcir a 87 clientes por la quiebra de Lehman

El banco resalta que la juez no critica los métodos de comercialización

El Juzgado de Primera Instancia número 87 de Madrid ha condenado a Bankinter a resarcir a los 87 clientes que demandaron al banco por los daños tras la quiebra de Lehman Brothers y de los bancos islandeses, de modo que recibirán una pequeña parte de su inversión en el primer caso y la totalidad en el segundo. El banco recurrirá la sentencia.

En una sentencia adelantada ayer por Efe, la juez Carmen Pérez Guijo ha resuelto a favor de los clientes la primera demanda colectiva dirimida en España por los efectos de la crisis financiera al considerar que Bankinter debía haber avisado a los inversores de las dificultades que atravesaba Lehman Brothers, antes de su quiebra el 15 de septiembre de 2008. Los afectados de Lehman Brothers son la mayoría de los integrantes de la demanda interpuesta por los despachos de abogados Jausas y Zunzunegui, que reclamaban una indemnización de 10,2 millones.

La entidad cree que la cantidad a pagar a los clientes será mínima

"Como Bankinter no supo calibrar bien el riesgo de insolvencia del emisor Lehman, (...) no adoptó medidas avisadoras para con sus inversores, algo que comprende este Juzgador, en aras a evitar pánicos innecesarios, (...), adoptó una conducta de compás de espera y prefirió la tranquilidad del mercado sobre la obligación de información masiva a todos sus inversores (con la intención, quizás, de evitar una huida precipitada en masa), es por lo que debe pechar con las responsabilidades por los daños y perjuicios", señala la sentencia.

Bankinter deberá devolver a los afectados el importe de sus inversiones que tenían cuando "en el mercado se conoce la situación real de insolvencia" de Lehman, que el juzgado fija sorprendentemente entre el 18 y el 28 de septiembre de 2008. Bankinter tenía 980 ahorradores que suscribieron productos de Lehman por 89 millones. En el conjunto de entidades españolas, se invirtieron unos 1.000 millones en activos de Lehman.

Bankinter señala que dado que la juez dice que la indemnización se debe fijar según la valoración de los bonos entre el 18 y 28 de septiembre, días después de instarse la quiebra, "el valor de los activos era cercano a cero euros, aunque todavía no hemos fijado la cantidad". El banco dice estar satisfecho con que la sentencia mantenga que el sistema de comercialización de los bonos fue adecuado. También resalta que la juez alaba la comisión independiente que creó Bankinter para los casos en los que hubiera podido cometer algún error al vender los productos a clientes con un perfil conservador. Esta comisión determinó que en un 10% de los casos Bankinter se había equivocado y se indemnizó a los clientes afectados.

La juez rechaza una indemnización total a los clientes que compraron productos de Lehman al sostener que "eran conscientes de lo que adquirían y tenían conocimiento de los riesgos, bondades y rentabilidades de los instrumentos financieros en que invertían", en contra de lo defendido por los demandantes.

En el caso de las inversiones en los bancos islandeses Landsbanki y Kaupthing, la juez critica que la mayoría de los clientes contratara los productos "vía telefónica, tras una simple llamada o primer contacto del comercial" de Bankinter, que usó folletos informativos "confusos". "Este juzgador tiene serias dudas de que (...) tuvieran conocimiento y entendieran los entresijos, riesgos y complejidades tanto de mercado, emisor o liquidez de los instrumentos indicados, pudiendo caer en la confusión que estaban adquiriendo productos de renta fija inocua", añade. Así, los inversores en productos vinculados a bancos islandeses deberán recibir el 100% de sus ahorros, que suman 1,58 millones, una vez deducidos los importes que hubieran percibido como rentabilidad. Según el despacho Jausas, Bankinter reconoce haber vendido 31,68 millones en acciones preferentes de bancos islandeses, "cuyos clientes podrían ahora reclamar". Bankinter dice que la cifra real es de 19 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010