Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arranca la Unión por el Mediterráneo con la sede de Barcelona

El organismo logra sentar en la misma mesa a israelíes y palestinos

El gran proyecto de tejer una verdadera red de cooperación, solidaridad y desarrollo entre la Unión Europea (UE) y los demás países ribereños del Mediterráneo dio ayer un gran paso adelante -no sólo simbólico- con la inaguración de la sede del Secretariado de la Unión por el Mediterráneo (UpM) en el Palau de Pedralbes, en Barcelona, y la toma de posesión del secretario general, el jordano Ahmad Masadeh.

Menos de dos años después de que naciera y poco más de uno desde que Barcelona obtuviera la sede, este nuevo organismo internacional empezó ayer su verdadera andadura, con una inédita ceremonia en la Diagonal, en la que se izaron las banderas de los 43 países miembros.

Todo un éxito para la diplomacia española, que se asegura así, al mismo tiempo, el éxito de la cumbre de la UpM que tendrá lugar en la capital catalana el próximo 7 de junio. No ha sido fácil, dadas las dificultades añadidas de sentar en una misma mesa -en este caso, hacer compartir el mismo centro de trabajo- a israelíes y palestinos.

Al acto asistieron los ministros de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos; Francia, Bernard Kouchner; Egipto, Ahmed Adoul-Gaeit, y Jordania, Nasser Judeh; el secretario general de la Liga Arabe, Amr Moussa; el comisario europeo de Ampliación y Política de Vecindad, Stefan Fülle; el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu.

Junto al desarrollo económico, la UpM está llamada a desempeñar un papel importante en la resolución del conflicto de Oriente Próximo. Ayer, Kouchner, en su intervención, calificó de "milagro" la puesta en marcha de la secretaría y defendió la creación de un Estado palestino. Otro tanto hizo Moratinos, que recordó que la Autoridad Palestina e Israel ocupan dos de las subsecretarías de la UpM.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de marzo de 2010