Una tormenta perfecta se acerca a España

La borrasca que llegará el fin de semana se torna en "bomba meteorológica" - Las riadas del Guadalquivir provocan una pelea entre la Junta y el PP

Las riadas inundan el sur y el viento azota el norte, pero las cosas pueden empeorar este fin de semana. Una "borrasca perfecta", que se está formando en el Atlántico al unirse dos perturbaciones, una de superficie con otra situada en las capas altas de la atmósfera, llevará el sábado vientos de más de 120 kilómetros por hora a Galicia, Asturias, Cantabria y las cordilleras cantábrica, central, ibérica y pirenaica, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Se trata de la llamada ciclogénesis explosiva o bomba meteorológica, por sus efectos explosivos.

Según explicó el portavoz de la Aemet, Ángel Rivera, el cambio llegará en la madrugada del sábado a Canarias y desde el mediodía a la Península. Será una borrasca de una "evolución muy rápida y una intensificación muy fuerte", que dejará vientos "muy fuertes" en las islas occidentales. Su centro se situará en Galicia, y saldrá el domingo por el Cantábrico hacia Francia, donde también dejará vientos "muy fuertes". "Es una borrasca muy amplia y su radio de acción afectará a buena parte de la Península", añadió.

Y mientras, el Guadalquivir sigue creciendo en Andalucía. Habría que remontarse a 1963 para encontrar un año tan lluvioso en el sur de la Península. Desde el 15 de diciembre hasta ayer, se han registrado 610 litros por metro cuadrado en la comunidad, según la Agencia Andaluza del Agua. Pese a que la situación a causa de las inundaciones provocadas por el aumento del caudal del río Guadalquivir mejoró ayer respecto al día anterior, lo que empeoró fue la bronca política.

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, relacionó las riadas con un supuesto incumplimiento del Plan de Prevención de Inundaciones en Andalucía, que según sus datos sólo se ha ejecutado en un 10%. Una afirmación que el director de la Agencia Andaluza del Agua, Juan Paniagua, calificó de "mentira". Arenas también aseguró tener "informes técnicos cuestionando la forma en que se están llevando a cabo los desembalses de los pantanos".

El dirigente popular visitó algunas zonas afectadas por las riadas en Córdoba, provincia a la que se desplazó el consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía, Luis Pizarro, quien visitó Palma del Río. En ambos municipios han tenido que ser desalojadas 216 viviendas. La Junta mantiene operativo el plan de emergencias en tres provincias (Jaén, Córdoba y Sevilla) hasta que se recupere "la normalidad absoluta".

El consejero arremetió con dureza contra el líder del PP, al que acusó "de utilizar siempre cualquier mal para desgastar" al Gobierno socialista, aprovechando la "lógica" preocupación de las familias afectadas por las inundaciones. Pizarro acusó a Arenas de magnificar la situación y de hablar "sin fundamento ni rigor".

Según los datos aportados por Gobernación, las riadas han provocado el desalojo de unas 600 casas, gran parte de ellas construidas en zonas inundables e ilegales, y de unas 1.500 personas. En total, las inundaciones han afectado a siete municipios de los 49 por los que pasa el río Guadalquivir. En estas localidades viven un millón y medio de habitantes, de los que sólo el 0,1% han visto cómo el agua ha anegado sus viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50