Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno acepta acoger cinco presos de Guantánamo en vez de dos

España se convierte en uno de los países con mayor número de reclusos

España está dispuesta a elevar de dos a cinco el número de ex presos de Guantánamo a los que dará acogida en su territorio, según fuentes diplomáticas. De concretarse el ofrecimiento, será uno de los países más generosos a la hora de ayudar al presidente Barck Obama en su propósito de cerrar el presidio ilegal abierto por su antecesor, George W. Bush, en suelo cubano. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, anunció públicamente el 11 de enero que España acogería a dos ex reclusos. Sin embargo, el enviado especial de Obama para el cierre de Guantánamo, Daniel Fried, añadió el pasado día 27 que España recibirá "a un número significativo de detenidos", cuya cifra no quiso revelar, ya que "no se debe hablar de las negociaciones, especialmente cuando van bien".

Exteriores negocia con Estados Unidos la identidad de los otros tres reclusos

Se sabe que los dos ex reclusos a los que aludió Moratinos son un yemení y un palestino, cuyo traslado se espera para las próximas semanas, pero aún se negocia la identidad de los otros tres. En todos los casos se trataría de personas contra los que no exista ningún procedimiento judicial abierto y que no puedan ser devueltas a sus países de origen por razones de seguridad.

Además, su llegada a España se produciría con carácter voluntario y, aunque gozarían de libertad, estarían sometidas a un dispositivo de vigilancia. Las declaraciones de Fried se produjeron al término de una visita a Bruselas para intentar que los europeos amplíen sus cicateras ofertas. Hasta ahora, los países que aceptado ex reclusos han limitado el cupo a uno o dos; es el caso de Francia, Italia, Portugal, Bélgica, Hungría, Bulgaria o Suiza. Irlanda y Eslovaquia, con tres cada una, son la excepción. Así las cosas, a la Administración Obama no le salen las cuentas.

De los alrededor de 190 internos que quedan en el penal, medio centenar podría seguir recluido indefinidamente; un número similar sería juzgado por tribunales estadounidenses, militares o civiles; unos 25 ya han sido repatriados -los últimos, dos argelinos- y otros tantos deportados a terceros países. A principios de enero, Washington suspendió las repatriaciones a Yemen ante el auge de Al Qaeda en dicho país.

Obama no pudo cumplir su promesa de cerrar Guantánamo en su primer año en la Casa Blanca, que se cumplió el 20 de enero, y ya no da fecha para la clausura, pero tendría que producirse antes de que acabe su mandato, en 2013 "Hemos hecho progresos, pero necesitamos la ayuda europea para cerrar Guantánamo", reconoció Fried. "Los países que ya han acogido algún detenido podrían repartirse los que quedan y acoger cada uno dos o tres más", pidió el embajador de EE UU en Bélgica, Howard Gutman.

El pasado martes, los grupos del Parlamento Europeo pidieron a los gobiernos que den una "respuesta europea coherente" y admitan más detenidos. "Siempre hemos dicho que queríamos que se cerrase Guantánamo y la UE debe colaborar para que sea posible", indicó el secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido. La generosidad española responde además a una frase repetida hasta la saciedad por Zapatero: "No debemos preguntarnos lo que Obama puede hacer por nosotros, sino lo que nosotros podemos hacer por Obama".

Pese al chasco que supuso la suspensión del viaje de Obama a Madrid, para participar en la frustrada cumbre EE UU-UE de mayo, las relaciones entre los dos países están en su mejor momento. Zapatero intervino el pasado día 4 en el Desayuno Nacional de Oración, en Washington, y tiene previsto volver en abril a la capital federal para participar en la cumbre sobre seguridad nuclear. El Rey, por su parte, acudirá el miércoles a la Casa Blanca para su primer encuentro personal con Obama. Ese mismo día, el Congreso aprobará el envío de otros 511 soldados españoles a Afganistán, a petición de EE UU.

Sin embargo, pese a sus intenciones, Zapatero no ha conseguido evitar, como presidente de turno de la UE, que el Parlamento Europeo tumbara la semana pasada el acuerdo con EE UU para el intercambio de información sobre transacciones bancarias internacionales a través de la red Swift.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de febrero de 2010