Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate sobre la crisis

El Rey intensifica contactos ante la gravedad de la crisis

El Gobierno ensalza la iniciativa de "arrimar el hombro"

Don Juan Carlos ha intensificado sus contactos en los últimos meses con agentes políticos y sociales "dadas las graves consecuencias de la crisis económica en nuestro país, especialmente en términos de destrucción de empleo". Así lo señaló ayer la Casa del Rey en un comunicado hecho público tras el encuentro que don Juan Carlos mantuvo en el palacio de La Zarzuela con el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, y el de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. La víspera, don Juan Carlos se reunió con la vicepresidenta económica, Elena Salgado, para disponer de información de primera mano de las últimas medidas del Gobierno.

La Zarzuela ha reconocido los contactos que "desde hace meses" mantiene el Rey, algo en sí mismo novedoso, a los pocos días de que España estuviera en el ojo del huracán de los mercados internacionales por su elevado déficit y paro y una vez que las aguas se han remansado. La Zarzuela ha roto con su tradición de silenciar los despachos del Rey y ha decidido hacer públicas las reuniones del Monarca, aseguraron ayer fuentes gubernamentales.

El Gobierno ha acogido con júbilo no disimulado tanto estos contactos del Rey como el llamamiento que hizo la víspera a buscar "grandes acuerdos" que permitan "recuperar juntos, cuanto antes, el crecimiento fuerte y duradero". La frase coincide en el tiempo con el anuncio del portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, de una ronda de contactos con los partidos, que iniciará el martes, para buscar medidas comunes contra la crisis.

El Ejecutivo viene reiterando, desde la pasada semana, la necesidad de hacer un esfuerzo unitario entre partidos y agentes sociales frente a la crisis para reforzar la imagen exterior de España. Fue el portavoz de CiU en el Congreso, José Antonio Duran i Lleida, el primero que ofreció un "pacto de Estado" contra la crisis. El presidente del Gobierno aceptó la propuesta públicamente.

"Siempre agradecemos la actuación del Rey para arrimar el hombro en un tema que nos afecta a todos", dijo la portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tras el Consejo de Ministros de ayer. No obstante, precisó que los contactos del Rey con agentes políticos y sociales responden a su función constitucional de informarse de la situación económica y los desvinculó de la ronda de contactos que el PSOE iniciará el martes para lograr acuerdos, cuya competencia es del Ejecutivo. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró que en su partido "no esperan ninguna llamada" del Rey.

Los grupos minoritarios criticaron con dureza la posibilidad de que el Rey intervenga para propiciar un pacto de Estado ante la crisis. El portavoz de ERC, Joan Ridao, aseguró que "el Rey se excede en sus funciones de moderación y arbitraje y suplanta las funciones del presidente del Gobierno". Añadió que "el Rey ha constatado el inmovilismo de Zapatero para llegar a acuerdo". Gaspar Llamazares (IU) reconoció al Rey su "capacidad moderadora" y, por ello su partido acudirá si el Jefe del Estado le convoca para analizar la crisis, pero explicó que la gestión de un pacto de Estado corresponde al Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 2010