Primera crisis del euro | Las promesas de Grecia

Papandreu se compromete en París a cumplir el plan de austeridad

La ayuda de España a Grecia sería algo "curioso" según fuentes cercanas a Sarkozy

Tras una reunión en el Elíseo con Nicolas Sarkozy, el primer ministro griego Giorgos Papandreu aseguró ayer que su Gobierno tomará "todas las medidas necesarias" para reducir su explosivo déficit. Papandreu, después de comer con el presidente de la República Francesa hizo una breve declaración ante los periodistas con un solo mensaje: Grecia se compromete a adoptar todas las cláusulas de su estricto plan de austeridad a fin de garantizar el adelgazamiento de la deuda.

"Estamos preparados a adoptar las medidas necesarias para conseguir nuestro objetivo: reducir nuestro déficit en cuatro puntos a lo largo de 2010 y dejarlo en el 8,7%". Bruselas ya ha advertido que controlará cada tres meses la marcha y la efectividad del citado plan de austeridad emprendido por Atenas. "Lo digo claramente", continuó Papandreu. "Hemos presentado un plan de austeridad y de crecimiento a la Comisión Europea, que lo ha aprobado y estamos decididos a cumplirlo hasta en cada detalle".

Más información
Berlín y París lideran las negociaciones para el rescate de Grecia
Zapatero subraya el compromiso de España con Grecia y la solvencia de la economía española
Una huelga general de los sectores público y privado paraliza Grecia
Un tercio de la financiación, ya cubierta

Papandreu hacía esta advertencia el mismo día que los funcionarios públicos griegos se movilizaban, precisamente, para oponerse a este plan de austeridad. En la entrevista que Sarkozy mantuvo con Papandreu, éste le presentó, "de manera profunda", todas las medidas previstas para enjugar el déficit de Grecia, según explicó el Elíseo en un comunicado. También hablaron "de manera constructiva" sobre el orden del día de la cumbre europea que se celebra hoy, y donde se detallará, previsiblemente, el plan de rescate europeo a la maltrecha economía griega. Antes de hablar con Sarkozy, el primer ministro griego había charlado ya con la canciller alemana Angela Merkel por teléfono. Y después, tenía previsto hablar, también por teléfono, con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

A lo largo del día, Francia fue adquiriendo protagonismo en cuanto a la ayuda europea a Grecia, cuyo papel estelar parecía reservado el lunes exclusivamente a Alemania. Al término del Consejo de Ministros celebrado ayer, el portavoz del Gobierno francés, Luc Chatel, anunció que hoy, en Bruselas, a lo largo de la cumbre, Nicolas Sarkozy y Angela Merkel celebrarán una rueda de prensa conjunta sobre este asunto.

Horas más tarde, el diario Le Monde revelaba, citando una fuente cercana a la presidencia de la República, que Francia y Alemania presentarán, antes del Consejo Europeo, sus medidas concretas para evitar un colapso financiero en Grecia. "París prefiere una acción común del eje franco-alemán antes de un conjunto de iniciativas bilaterales", añadió esa misma fuente, que concluyó: "La idea es que exista un fuerte compromiso franco-alemán, lo que no impide que haya después decisiones tomadas entre los Veintisiete. El problema es que, entre los Veintisiete, hay países como Portugal y España que están afectados. Lo que sería curioso es que esos países financiaran el plan de ayuda de Grecia".

El secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, Pierre Lellouche, ya lo había advertido ayer por la mañana: "Hay una responsabilidad de Alemania y Francia en que Europa se reafirme. No hablo de dominar, pero cuando hay algo que no funciona, todos se vuelven hacia Francia y Alemania".

Sarkozy (izquierda) y Papandreu conversan tras su encuentro ayer en el Palacio del Elíseo en París.
Sarkozy (izquierda) y Papandreu conversan tras su encuentro ayer en el Palacio del Elíseo en París.REUTERS

Sobre la firma

Antonio Jiménez Barca

Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS