Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós al hotel de lujo del Palau

El grupo Olivia demanda a la fundación, le exige una indemnización y renuncia al proyecto - La junta quiere destinar los edificios a equipamientos

Definitivamente, no habrá hotel junto al Palau de la Música. El proyecto de Fèlix Millet de construir un hotel de lujo -que encargó al arquitecto Óscar Tusquets- en las tres fincas situadas junto al Palau, en los números 13 bis, 15 y 17 de Sant Pere més Alt, no será realidad. La sociedad Olivia Hotels, que se hizo con la propiedad de los tres edificios en julio de 2007, ha renunciado al proyecto tras demandar ante los tribunales al Palau de la Música por incumplimiento de lo acordado en la cesión. La demanda se presentó el 3 de diciembre en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Barcelona y en ella Olivia Hotels plantea que la fundación debe resarcirle con 2,4 millones de euros.

Olivia Hotels exige al Palau que le resarza con 2,4 millones de euros

El Ayuntamiento se plantea cómo dar marcha atrás a todo el trámite urbanístico

Tras la renuncia de Olivia Hotels a construir el hotel, el Palau tiene la intención de destinar los tres edificios afectados a equipamientos culturales propios, como la Escuela Coral del Palau -que ahora funciona en unos bajos en la calle de Ortigosa-, una sala de ensayo, unos nuevos espacios para la biblioteca y un centro de documentación.

Los actuales gestores del Palau consideran que los más de 4.000 metros cuadrados que posee el conjunto de la calle Sant Pere més Alt permitirían compartirlo también con servicios culturales, educativos o sociales del barrio de Sant Pere, cuyo vecindario se opuso con firmeza al hotel.

Mariona Carulla, presidenta de la junta del Palau, comunicó al alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, el cambio de situación y los planes.

"Ahora todo se deberá tratar con detenimiento y será preciso hablar con todas las partes involucradas en el asunto", apuntó el tercer teniente de alcalde, Jordi William Carnes. El Ayuntamiento de Barcelona decidió en octubre pasado -después de resistirse- paralizar la tramitación del plan de mejora urbana -la definición concreta del proyecto del hotel- ante el fiasco que suponía todo el caso Millet y la eventualidad de que en la cesión de los tres edificios se hubiera cometido alguna irregularidad, algo que está investigando el fiscal. La fiscalía ha pedido toda la documentación sobre las sucesivas cesiones de los tres edificios. La primera de ellas, en noviembre de 2003, del colegio la Salle Comtal a la Fundación Orfeó Catalá, a cambio de hacerse cargo de las obras de reforma de la escuela por un importe que rondaba los 4,5 millones de euros. La segunda, cuando la fundación cedió a la sociedad Olivia Hotels, en julio de 2007, la propiedad de las tres fincas traspasándole las obligaciones adquiridas. Lo que no figuraba en el registro es qué contraprestación recibía el Palau de la Música a cambio de la cesión de los tres edificios.

Para el diseño de esa operación urbanística fue imprescindible el plácet de dos administraciones: Ayuntamiento y Generalitat, que alcanzaron convenios con Fèlix Millet y dieron el visto bueno a la permuta de la edificabilidad de un palacio propiedad de la Generalitat -en el número 1 de la calle de Ciutat- por los tres solares junto al Palau. Sin esa permuta, que tomó forma en una modificación del plan general metropolitano aprobado de forma definitiva en julio de 2009, el proyecto del hotel era imposible porque no se podía levantar en terreno de equipamientos. Precisamente, esa permuta ahora se debería revocar, según confirmó ayer el gerente de Urbanismo, Ramón Massaguer.

Esquerra Republicana, la única formación que se mantuvo en contra del proyecto, se congratuló ayer de la definitiva marcha atrás y demandó que el proceso que empezará ahora se haga de forma consensuada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 2010