Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arabia Saudí da un paso para prohibir por ley los matrimonios de menores

Defenderá que una niña de 12 años se divorcie de un hombre de 80

Arabia Saudí dio ayer un pequeño paso hacia la prohibición de los matrimonios de menores. La Comisión de Derechos Humanos anunció que ha contratado un abogado para defender el divorcio de una niña de 12 años a la que su padre casó el pasado año con un hombre de 80. La medida se produce después de que la madre de la pequeña se reconciliara con su ex marido y retirara la demanda de divorcio. "Eso significa que el asunto se convierte en un caso de derecho público, es decir, que sigue adelante a pesar de que la madre se haya retirado", explicó el abogado de la niña, Sultan Bin Zahim, a la agencia Reuters.

El caso, que salió a la luz cuando la madre acudió a la prensa ante el fracaso de su abogado para anular la boda, ha abierto el debate sobre el matrimonio de menores. Aunque Arabia Saudí es signataria de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, carece de una edad mínima legal para los casamientos. Algunos clérigos defienden que así sea basándose en una interpretación rigorista del islam. Sin embargo, en la realidad la dote encubre un turbio negocio del que suelen ser víctimas los sectores menos educados de la sociedad, en especial en zonas tribales.

La niña en cuestión fue entregada por su padre, cuya identidad se mantiene en el anonimato, a un primo de 80 años a cambio de 85.000 riales (16.000 euros). El hombre, que con anterioridad se había casado con otras tres menores, está acusado de haberla violado tras la boda, a pesar de que en estos casos las autoridades piden al marido que espere hasta que la novia alcance la pubertad.

La indignación que la noticia produjo entre las feministas y las élites liberales saudíes obligo al fiscal de la provincia de Al Qassim, donde residen los implicados, a establecer un comité para estudiar el caso. Sin embargo, la madre, que inicialmente solicitó el divorcio en nombre de la pequeña, retiró su demanda tras la segunda sesión judicial. Aunque Bin Zahim aseguró que no había dado una razón para ello, la prensa local ha difundido que se ha reconciliado con su marido y que ha obtenido garantías de que su hija podrá acabar sus estudios.

Es la primera vez que la Comisión de Derechos Humanos interviene en el asunto de los matrimonios infantiles. Hasta ahora ese órgano, creado por un decreto gubernamental en 2005, había evitado pronunciarse sobre lo que consideraba "asuntos de familia". El giro ha dado esperanzas de que el Gobierno apruebe finalmente una ley que prohíba los matrimonios de menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de febrero de 2010