Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adolfo Domíguez tuvo que devolver 70.000 euros de subvenciones

El empresario orensano Adolfo Domínguez mostró el pasado miércoles uno de los discursos más ultraliberales que han salido a la palestra durante esta crisis. Pidió el despido gratuito y, entre otras muchas reflexiones, cuestionó la necesidad de que médicos y profesores sean funcionarios. Pero al modista parece no molestarle el intervencionismo cuando se trata de pedir subvenciones al Estado. Entre 2005 y 2007 solicitó al menos 700.000 euros al Ministerio de Economía y Hacienda en su partida de Incentivos Regionales.

Sin embargo, según aparece publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 5 de noviembre de 2009, los incumplimientos de condiciones en los expedientes le obligaron a devolver casi 70.000 euros.

Son dos las subvenciones recortadas por Economía. La primera, concedida en noviembre de 2005, tenía un importe de más 271.072 euros. El ministerio determina a posteriori un nivel de incumplimiento de las condiciones de casi un 20%, por lo que la ayuda se rebaja a algo menos de 220.000 euros.

La segunda subvención fue concedida a Adolfo Domínguez, SA el 20 de marzo de 2007 y su importe inicial era de 420.812 euros. En este caso el incumplimiento se limita al 4%, por lo que la ayuda final quedó en 403.974.El BOE no detalla cuáles son los motivos del recorte de las ayudas, se limita a dar un listado de empresas que no han "acreditado en tiempo y forma el cumplimiento de las condiciones establecidas en las resoluciones de concesión de las subvenciones".

Aunque la Orden del BOE pone fin a la vía administrativa, los interesados tenían la oportunidad de interponer un recurso de reposición ante la ministra de Economía y Hacienda en el plazo de un mes o un recurso contencioso-administrativo ante la sala de la Audiencia Nacional.

Los Incentivos Regionales que solicitó Adolfo Domínguez son, según el ministerio, "las ayudas financieras que concede el Estado a la inversión productiva para fomentar la actividad empresarial, orientando su localización hacia zonas previamente determinadas y contribuyendo así a paliar los desequilibrios interterritoriales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 2010