Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del BBVA recibe 79,7 millones de pensión de jubilación

Francisco González podrá disponer del dinero cuando deje sus tareas ejecutivas

El presidente del BBVA, Francisco González, decidió el año pasado retrasar su edad de jubilación. Sin embargo, al cumplir los 65 años, consolidó su derecho a la pensión de jubilación y el consejo de administración del banco acordó externalizar en una póliza de seguros la cantidad acumulada, 79,77 millones de euros, que pasan a pertenecer a González. No obstante, el presidente del banco no podrá disponer de ese dinero hasta que cese en sus funciones ejecutivas. Sí podría cobrar si, por ejemplo, pasa a ser presidente no ejecutivo y cede las funciones ejecutivas a su número dos, Ángel Cano.

Fuentes de la entidad recordaron que el BBVA es de los pocos grandes bancos internacionales que no ha pedido ayudas a ningún Gobierno y que, "por lo tanto, es soberano en sus decisiones retributivas".

La cantidad es la acumulada en sus más de 14 años en Argentaria y BBVA

El secretario del consejo se jubila con otros 13,5 millones de euros

Al sacar la cifra del banco, queda fijada en esa cantidad, "congelada", según fuentes del BBVA. El banco explica que así ya no tiene que asumir ninguna clase de riesgo -biométricos (tablas de mortalidad), tipo de interés o salariales- que pudieran afectar al cómputo de la cantidad a percibir como pensión. De no haberla "congelado", la suma de la pensión podría haber variado tanto al alza como a la baja.

Los derechos de pensión se calculan teniendo en cuenta la esperanza de vida. Al superar los 65 años, si los demás factores se mantienen constantes, la cantidad reservada para la pensión se iría reduciendo, puesto que la esperanza de vida es menor. Pero también podría subir si se revisan al alza las tablas de mortalidad (según fuentes del banco, está previsto que así ocurra) o si se dan otros factores.

La cantidad que obtiene Francisco González como pensión se ha ido generando a lo largo de los más de 14 años que ha sido presidente de Argentaria (de 1996 a 2000) y de BBVA (desde 2000). Con cargo a los resultados de 2009, la dotación ha sido de 7,2 millones. Al margen de esa cifra, Francisco González cobró en 2009 1,9 millones de sueldo fijo (lo mismo que el año anterior) y 3,4 millones de bono variable (un 1% menos que en 2008). En 2009, el beneficio del BBVA cayó el 16%.

Además de Francisco González, el consejo de administración determinó los derechos de pensión del anterior consejero secretario general, José Maldonado, como consecuencia de su jubilación anticipada fijándolos en la cantidad de 13,5 millones de euros, de los que 8,7 ya estaban dotados con cargo a resultados de ejercicios anteriores. Maldonado ha cobrado esa cifra en metálico y de una vez, a diferencia del anterior consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, que tenía acumulados derechos de 53 millones, pero que va a ir percibiendo algo más de tres millones anualmente.

El banco informó también de que se suprimen las indemnizaciones por cese para los consejeros ejecutivos. Se han extinguido las tres que había: las del presidente (94 millones), el consejero delegado (69 millones) y el Secretario General (15 millones). Es decir, desde el 31 de diciembre no existen "compromisos de pago de indemnizaciones a los consejeros ejecutivos", según el banco. Eso sí, en el caso de Ángel Cano se establece a cambio un esquema de jubilación anticipada, estándar en el banco (75% del salario pensionable antes de cumplir los 55 años y 85% después de los 55).

El consejero delegado, nombrado en septiembre de 2009, recibió en el conjunto del año 0,8 millones de sueldo fijo y 1,4 millones de variable, cifras inferiores a las que percibía Goirigolzarri.

El BBVA asegura que "todas estas medidas son acordes a lo que parecen ser las nuevas exigencias internacionales en materia de retribuciones al sector financiero" y respetan "los compromisos contractuales existentes que son ineludibles y transparentes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 2010