Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad concede 70.000 euros a una asociación anticastrista

El dinero sale de la partida destinada a ayudar a inmigrantes desfavorecidos

Por un lado, ayudas para que el Banco de Alimentos dé comida gratis a inmigrantes o para que la asociación búlgaro-española organice un campamento en el que los inmigrantes dejan a sus hijos en vacaciones mientras ellos trabajan. Por otro, una ayuda para que una asociación anticastrista organice "Foros de debate y estudio de la realidad y actualidad iberoamericanas". Ambos tipos de proyectos se pueden encontrar en las subvenciones que la Consejería de Inmigración concede para 2010. En total, 6,4 millones que se reparten entre 120 propuestas. Los debates anticastristas consiguen 70.000 euros. Los alimentos gratis, 50.000; el campamento, 34.000.

El proyecto de la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad -ése es el nombre que aparece en la resolución, pero en realidad es la Asociación Iberoamericana por la Libertad- también consiguió una subvención parecida el año pasado (79.000 euros), por el mismo concepto. La entidad está ligada al partido anticastrista Unión Liberal Cubana, que preside el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner. La última noticia que figura en su página web data de 2005. Su dirección de correo electrónico devuelve los e-mails y es imposible contactar con ellos porque su número de teléfono no da línea.

Según la Consejería de Inmigración, el proyecto que presentó la asociación "está orientado al fortalecimiento institucional en varios países de América Latina" y difunde "valores como la libertad, la igualdad, la justicia, el pluralismo y la democracia". El consejero Javier Fernández-Lasquetty afirmó ayer que no pueden impedir a una asociación presentarse por estar en contra del régimen castrista. El destino de las subvenciones de Inmigración ocupó buena parte del pleno de la Asamblea de ayer. La diputada socialista María Antonia García preguntó por los criterios empleados en el reparto y acusó al Gobierno de hacer "selección ideológica".El consejero de Inmigración, Javier Fernández-Lasquetty, respondió sucintamente a la pregunta de García sobre los criterios de reparto: "Conforme a criterios públicos, establecidos en una orden". Pero la respuesta no convenció a la diputada, que recordó que, el año pasado, eso no impidió "que se dieran subvenciones a una web y a las tertulias en el casino". Una organización llamada Asociación de Víctimas del Aborto, por ejemplo, recibió 41.000 euros. Este año no ha tenido ayuda.

García afirmó que hay una "selección ideológica que prima, beneficia y consolida a entidades cercanas al PP" y lamentó que eso suponga "dejar fuera proyectos consolidados que trabajan mucho y con poco dinero". Se refería, por ejemplo, al colectivo La Calle, que trabaja con menores no acompañados procedentes de Canarias, o a Ibn Batuta, que atiende a marroquíes en Lavapiés. Más de 400 proyectos han sido rechazados.

El consejero rebatió la afirmación de García y recordó que es una entidad técnica, que ganó un concurso, la que valora qué asociaciones deben recibir las ayudas. Entre las subvenciones "para el desarrollo de programas y proyectos en el área de integración de la población inmigrante" figura una de 83.274 -de las más elevadas- para la Fundación IUVE Cooperación, que preside Daniel Sada, rector de la universidad privada Francisco de Vitoria, ligada a los Legionarios de Cristo

. Esta entidad, según un vídeo promocional colgado en su página web, fomenta "valores inspirados en el humanismo cristiano, como la vida, la dignidad de la persona y el amor". El proyecto para el que ha conseguido la ayuda consiste en fomentar la inserción sociolaboral de los inmigrantes "a través de la formación en peluquería (I y II)".

Un proyecto de "apoyo y atención social integral a la mujer inmigrante" de la Fundación Iberoamérica Europa, presidida por Pablo Izquierdo, ex jefe de prensa de José María Aznar, merece una subvención de 44.000 euros. Otro de la Fundación Altius Universidad Francisco de Vitoria ("Cursos de alzhéimer para la inserción sociolaboral de la población inmigrante") se lleva 89.027 euros.

Entre los programas, uno de la Fundación Altius dedicado a la formación online de la población inmigrante consigue 77.000 euros en tres años. Otro de la Fundación Humanismo y Democracia, presidida por Rafael Rodríguez-Ponga, sobre participación juvenil suma 86.312 euros también en tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de febrero de 2010