Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rumania se suma al nuevo escudo antimisiles de EE UU

El Consejo Supremo de Defensa de Rumania aprobó ayer el despliegue de misiles interceptores estadounidenses en su territorio, según anunció el presidente del país, Traian Basescu. Los interceptores formarán parte del nuevo sistema de defensa antimisiles impulsado por la Casa Blanca.

La Administración Obama renunció en septiembre al polémico plan de escudo contra cohetes de largo alcance que el Ejecutivo de George W. Bush pretendía instalar en el Este de Europa, en favor de un más ágil y experimentado sistema de defensa contra misiles de corto y medio alcance.

Basescu indicó que las nuevas instalaciones estarán operativas en 2015. "Este sistema no está dirigido en contra de Rusia", dijo el presidente, quien aclaró que, tras la aprobación del Consejo Supremo de Defensa, se abre un periodo de diálogo con Washington para definir los detalles del despliegue. El acuerdo definitivo tendrá que ser sometido al Parlamento de Rumania, que es país miembro de la OTAN. Polonia también ha aceptado hospedar elementos del nuevo sistema.

El proyecto de escudo antimisiles de la Administración Bush había despertado protestas y amenazas de represalias por parte de Moscú. El Kremlin considera que aquel el proyecto estaba más destinado a neutralizar sus capacidades ofensivas que las de Irán.

La Administración Obama renunció a ese despliegue alegando informes de los servicios de espionaje que indican que Irán estaría aún muy lejos de disponer de los misiles de largo alcance o intercontinentales para los que el escudo estaba pensado.

Obama optó por tanto por el despliegue de interceptores modelo SM-3, una tecnología mucho más experimentada y barata, e idónea para neutralizar cohetes de corto y medio alcance como aquellos de los que dispone Irán. Los analistas del sector consideran que la decisión iba también dirigida a cosechar un dividendo político con Moscú, que efectivamente acogió el viraje con satisfacción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de febrero de 2010