Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emplazamiento del almacén nuclear tensa el debate en el PSOE

El presidente asume el desgaste por la decisión que adopte en la designación

El debate sobre el emplazamiento del almacén nuclear lo esperaba el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la reunión del comité federal del PSOE celebrada ayer. No se equivocó. Lo plantearon el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el líder de los socialistas de Castilla y León, Óscar López. Ambos rechazan el Almacén Temporal Centralizado (ATC) en sus respectivas comunidades autónomas, a pesar de que pueblos de las mismas se hayan postulado para albergarlo.

La respuesta de Zapatero fue la siguiente, según reproducen asistentes a la reunión: "Ayudaremos a quien quiere el almacén; ayudaremos a quien no lo quiere, con independencia de que la decisión pueda suponer un desgaste al Gobierno". Sólo quedó claro que Zapatero está dispuesto a arrostrar las consecuencias de su decisión para no perjudicar a sus barones.

Barreda y Óscar López rechazan el ATC en las dos Castillas

"No queremos un almacén de residuos nucleares", fue el pronunciamiento lacónico de Barreda.

"Quienes defendimos el cierre de una central nuclear no podemos defender ahora almacenes de residuos nucleares", explicó Óscar López, en referencia al cierre de la central burgalesa de Garoña, previsto por Zapatero para 2013.

Zapatero no dio la solución, pero recordó que había que tomar la decisión. Eso sí, dejó sobre el tapete una supuesta paradoja. "Los que son más pro nucleares están en contra de la instalación del almacén y los que lo somos muchos menos, creemos en la necesidad de instalarlo", en referencia al PP y a él mismo.

Mucho más tajantes fueron sus expresiones al referirse a la polémica sobre si a los inmigrantes sin papeles hay que permitirles la inscripción en el censo. "En épocas de crisis, las tentaciones populistas suelen emerger de los líderes y de los proyectos políticos que no tienen consistencia ni compromiso con su país". Y continuó: "El Gobierno será firme ante cualquier intento populista contra los inmigrantes; no lo vamos a consentir".

Sí consiguió Zapatero que los suyos no abrieran el debate sobre su candidatura a la presidencia del Gobierno. Sólo el extremeño Ramón Ropero pidió que "por tranquilidad" dijera ya si se presentará. El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Pedro Castro, proclamó a Zapatero "candidato de los socialistas en las locales, municipales y generales". Él gastó la broma de que aunque puede estar aún muchos años en el gobierno -"debate que parece se quiere abrir"-, seguro que no llegará para el 2020 o 2030, cuando hubiera tenido que plantearse la reforma de las pensiones.

La unanimidad llegó para aprobar la sustitución de Mar Moreno en la secretaría de Política Autonómica por el secretario de Estado de Política Territorial, Gaspar Zarrías. Moreno renuncia a la dirección del PSOE por la dedicación que le requiere su puesto de consejera de Educación de la Junta de Andalucía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de enero de 2010