La constructora Fonorte se declara insolvente con una deuda de 14 millones

La firma abre el proceso para suspender pagos y negocia con sus acreedores

La constructora Fonorte, la segunda empresa más importante del grupo Afer, negocia con sus acreedores cómo saldar su deuda, que asciende a más de 13,9 millones de euros. La compañía, que cuenta con cerca de 120 trabajadores, presentó ayer en los juzgados de Bilbao la denominada vía preconcursal, el trámite anterior al concurso de acreedores (la antigua suspensión de pagos), tras declarar su insolvencia "producida fundamentalmente por la fuerte crisis que azota al sector".

El escrito, acompañado por los datos económicos de Fonorte (el activo y el pasivo de la compañía) a fecha 31 de diciembre de 2009, precisa que la mayor parte de la deuda procede de los proveedores, con 9,5 millones. Otro millón de euros están pendientes de pago a la Hacienda foral de Vizcaya, en concepto de IVA e IRPF.

La filial de Afer culpa de su crisis a la Diputación por quitarle obras

La constructora, que funciona desde 1994, achaca su delicada situación económica también a las rescisiones de obras de la Diputación de Vizcaya -se quedó sin tres proyectos que suponían más de 32 millones de presupuesto- decididas tras el enfrentamiento del presidente de Afer, Jabyer Fernández, con el diputado general, José Luis Bilbao. Fonorte asegura que estas rescisiones fueron "absolutamente injustificadas".

La firma explica que ha conseguido "aplazar algunos vencimientos" de su deuda de 3,5 millones con pequeños proveedores y "se está en trámites de llegar a un acuerdo" para saldar el dinero que se debe. Asegura que ya ha iniciado negociaciones con los clientes, proveedores y los bancos para presentar un convenio que solucione la insolvencia.

La vía preconcursal permite a la constructora no tener que abonar la deuda a Hacienda ni a sus proveedores al menos durante cuatro meses, cuando deberá decidir si plantea el concurso de acreedores.

La filial de Afer cree factible evitar el concurso por su escasa deuda y por las "suficientes obras y participaciones" en proyectos con otras empresas a medio plazo, afirmaron fuentes de Fonorte. La compañía califica su situación de "apartheid concursal" al no haber logrado ningún encargo de la Diputación vizcaína desde julio de 2007.

En 2006, logró concesiones por 11,5 millones de obras de la institución foral o sociedades participadas por ella y en 2007 esa cifra se elevó a cerca de 155 millones (aunque la mayoría en uniones temporales con otras empresas) procedentes de seis proyectos. En esos dos ejercicios, se adjudicó 51 obras en Euskadi y una veintena más en otras comunidades españolas. En 2008, las concesiones se redujeron a ocho proyectos en Vizcaya (ya ninguno de la Diputación) y Guipúzcoa y dos más fuera de Euskadi. El pasado año sólo tuvo cuatro obras.

Fonorte se dedica a la construcción, edificación y obra civil y, entre otros, ha acometido los nueve rascacielos de Barakaldo en el barrio de San Vicente, las torres de Isozaki en Bilbao y la del BEC en Barakaldo y ahora ejecuta el rascacielos para la nueva sede de Iberdrola en la capital vizcaína. En el grupo Afer, sólo la filial In Situ (dedicada a estructuras de hormigón y con 700 empleados) tiene más plantilla que Fonorte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 29 de enero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50