Medio Ambiente rechaza el polémico Plan General de Teo

Una guerra de cuñas radiofónicas precedió el tenso pleno en el que el Ayuntamiento de Teo se dotó, el pasado octubre, de Plan General de Ordenación de Municipal. La sesión estuvo azuzada por los socialistas, que recriminaban al alcalde, Martiño Noriega, del BNG, su apoyo a un documento heredado del largo mandato de Armando Blanco, del PP. Como Noriega renegaba del plan cuando estaba en la oposición, el PSdeG recuperó su voz del pasado y la reprodujo con un radiocasete en el mismo pleno en el que los votos de PP, Bloque y un independiente se impusieron a los socialistas. Papel mojado: una resolución de la Consellería de Medio Ambiente rechazó ayer la aprobación definitiva del documento.

El alcalde, del BNG, está "terriblemente indignado" por "el engaño" de la Xunta

La decisión cayó como un jarro de agua fría en el Ayuntamiento de Teo (18.000 habitantes), muy próximo a Santiago. Fuentes cercanas al alcalde aseguran que las conversaciones entre los técnicos municipales y los de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras iban "por buen camino", y aseguran que el plan había experimentado las mejoras necesarias para darlo por válido. Pero en una "desagradable" conversación mantenida en la mañana de ayer con el alcalde, la secretaria general de Urbanismo, Encarnación Rivas, confirmó que el informe de la consellería es negativo, lo que abre un período de al menos un año para adaptar el proyecto a las observaciones de la Xunta.

La decisión de la consellería deja en una situación comprometida a Noriega, que apeló a la necesidad de ordenar cuanto antes el caótico urbanismo de Teo para justificar su apoyo a un plan heredado del PP. Pero también deja tocado al portavoz del grupo popular, el ex alcalde Armando Blanco, en lo que en círculos próximos a Noriega se interpreta como una operación política para apartarlo de la candidatura del PP en las próximas municipales.

Noriega se declaró "terriblemente indignado" por lo que consideró "un engaño de la Xunta", a la que acusa de "emplear las instituciones públicas para hacer política partidaria", y de "tomar decisiones que perjudican a la totalidad de la ciudadanía de Teo". El regidor asegura que, de existir voluntad política, la consellería podría desbloquear la situación urbanística de la localidad mediante una aprobación parcial del plan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de enero de 2010.