OPINIÓN | Desde el PacíficoColumna
i

¿Qué cambió en el año 2009?

UN AÑO DESPUÉS de asumir el poder presidencial, el equipo que ayudó a Barack Obama a trastocar la manera de hacer campañas políticas (eso sí fue un cambio) ha conseguido introducir un grado inusual de transparencia en las acciones de la Administración pública, como se puede ver en sitios como Data.gov y Recovery.gov. El impacto es difuso y debe medirse también en la emulación a varios niveles con organismos autónomos, locales o de los estados. Colocan cada vez más información a disposición del público y se multiplican las iniciativas privadas y públicas (tales como Socrata.com o Propublica.org) que transforman los datos en servicios más fáciles de usar por ciudadanos y empresas.

Sin embargo, sus avances en la participación ciudadana en la toma de decisiones del Gobierno han sido mucho más lentos, como se ve en sitios como Whitehouse.gov/open y Mixedink.com/OpenGov.

En cuanto a su uso por los movimientos de protesta, Irán demuestra que Twitter puede servir para darse a conocer a pesar de una férrea censura. La organización a largo plazo es algo más complicado. Lógicamente.

Se ha confirmado que muy pronto el teléfono móvil será el primer aparato de acceso a las tecnologías digitales y que lo importante son los servicios. La emergencia de los relacionados con "la realidad aumentada", es decir, el acceso a grandes cantidades de informaciones útiles relacionadas con el contexto (lugar y tiempo), es probablemente el mejor ejemplo.

Otro ejemplo de algo que ha cambiado pero que no todo el mundo detecta todavía es la importancia de los aparatos para leer los libros electrónicos. Amazon sacó tres nuevas versiones de su Kindle y la competencia se prepara para disputarse el mercado en 2010.

En EE UU por lo menos, el mundo de los periódicos ha cambiado bastante con la muerte de algunos de los más antiguos, como el Rocky Mountain News, y la alteración en el ritmo de publicación de algunos de los más respetados, como el Christian Science Monitor. Lo que ha cambiado, en el fondo, es la aceptación de que la web es el medio alrededor del cual hay que articular la estrategia empresarial.

A pesar del lanzamiento relativamente exitoso del buscador Bing, resulta bastante obvio que Microsoft ha dejado de ser el temible gigante que era. Sigue con mucho poder, pero ya no define el cambio.

El nuevo gorila es Google y el hecho más significativo es que su poder creciente y palpable en muchos terrenos ya ha desencadenado serios movimientos de resistencia y de protesta. Sigue con innovaciones fascinantes, pero muchos simpatizantes están preocupados por su poder.

No habrá tenido mucho tiempo de gozar de su llegada a la cúspide del mundo digital porque, además de las preocupaciones que suscita, ya aparece un muy fuerte candidato para ser coronado rey de los gorilas de mañana: Facebook. Las redes sociales se han impuesto. Twitter se volvió palabra y práctica bastante común, y hasta empezó a ser rentable. Su mayor contribución es la imposición de la circulación de información en tiempo real. Y esto es un cambio. Aun en el campo de las tecnologías digitales, las cosas no cambian tan rápido como pensamos; sin embargo, 2009 podría quedar como el año en que empezamos a entender que las tecnologías de la información van a ser determinantes en nuestras vidas. En todos los campos. ¡Vaya cambio!

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de enero de 2010.