Montilla defiende en el Parlament la ley del cine

El presidente de la Generalitat, José Montilla, defendió ayer por primera vez en público el polémico proyecto de ley del cine, que prevé elevar la presencia del catalán del 3% actual al 50%, y sanciones de hasta 75.000 euros que han puesto al sector, salas y majors, en pie de guerra. Por ahora, las salas han convocado una huelga para el próximo lunes, coincidiendo con la gala de los Premios Gaudí de la Academia Catalana.

Montilla argumentó durante la sesión de control al Gobierno en el Parlament que el texto "pretende incrementar la presencia del catalán en el cine". "Actualmente la presencia del catalán es del 3%, ¿el Gobierno debe ser espectador?", respondió a las críticas del líder de Ciutadans, Albert Rivera, que en la sesión de control criticó la ley por "imponer cuotas y sanciones mientras el sector pide ayudas para afrontar la crisis".

El Grupo Lauren no se ha sumado a la huelga y abrirá sus 84 salas el lunes
Más información
El 82% de los catalanes quiere ver cine en catalán y en castellano, según un barómetro

Tanto Ciutadans como el Partido Popular exigieron ayer al tripartito que retire el texto. La portavoz parlamentaria de los populares, Dolors Montserrat, apoyó su exigencia en la "falta de consenso con el sector" y tachó el texto de "intervencionista y sancionador". La intención de los populares es presentar una enmienda a la totalidad. El Gobierno ya ha entrado la ley en la Cámara y ha solicitado que se tramite de urgencia -reduciendo los plazos a la mitad-, pero CiU y Ciutadans han solicitado una prórroga para presentar enmiendas que finaliza el 2 de febrero.

CiU está estudiando la ley y prevé presentar alguna enmienda, pero en ningún caso en el capítulo lingüístico, en el que sus diputados apoyan "totalmente" al Gobierno. "No seremos nosotros quienes nos opongamos a las cuotas y las sanciones", aseguró ayer el diputado Jordi Cuminal, que recordó que ya en 1998 la federación nacionalista intentó, sin éxito "por falta de consenso", aprobar un decreto que fijaba cuotas de distribución y exhibición del 25% en catalán. Cuminal recordó que entonces ERC se opuso al decreto porque era contraria a subvencionar el doblaje y que el PSC lo rechazó por estar en contra tanto de las sanciones como de las cuotas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La huelga convocada por los exhibidores no parece preocupar en exceso al Departamento de Cultura. Lo cierto, en todo caso, es que no todos los cines cerrarán, por lo que el próximo lunes habrá posibilidad de ver películas de estreno en algunas salas, de las que las más importantes por su número son las de Lauren.

Este grupo, que en Cataluña regenta 84 pantallas en 10 locales (en Barcelona, Blanes, Viladecans, Vilanova i la Geltrú, Tarragona, Lleida y Reus), ha decidido no secundar la huelga que ha convocado el gremio, cuyos asociados controlan el 81% de la cuota de mercado en Cataluña. "No estoy en la asociación de los empresarios y tampoco creo que la huelga sea la manera, porque ahora no es el momento de perder dinero ni público", indicó ayer Antoni Llorens, presidente del Grupo Lauren, que abogó por que se abra un diálogo entre todas las partes enfrentadas. Eso no quiere decir que esté a favor de la ley: "Creo que el consejero está muy mal asesorado y no escucha a la gente que llevamos muchos años en el sector. Estoy a favor del catalán, pero eso no se puede hacer así, todo de golpe y sin que haya pasos de adaptación. Lo primero sería comenzar a apoyar la producción en catalán y después ir entrando en la distribución y la exhibición. Así como está, es una ley inquisitorial".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS