Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guipúzcoa ve dispararse la cifra de madres que renuncian a sus bebés

Cada vez son más las mujeres que deciden de forma voluntaria y muy meditada dar a sus hijos en adopción nada más nacer. El aumento de casos en Guipúzcoa -once en 2009 frente a los tres del año anterior- ha puesto en alerta a la Dirección de Infancia y Juventud, que está analizando si resulta algo coyuntural o si responde a una tendencia social más estructurada. De momento, en lo que va de año se conoce un nuevo caso de renuncia.

El perfil de la mujer que entrega a su bebé tras el parto es el de una persona entre 20 y 30 años, de clase media y decidida a renunciar a su hijo. "Siempre ha existido el tópico de que todas las situaciones de adopción y desprotección de menores se dan en familias de clase baja o desestructuradas, pero ya no es así. A pesar de que es chocante, se están dando en todas las clases sociales", explica José Ignacio Insausti, director de Infancia y Juventud de la Diputación de Guipúzcoa.

Hay dos vías para decidir la renuncia a ser madre. Una es durante la gestación y la otra en el momento del parto en el hospital. En cualquiera de las dos situaciones la ley establece un plazo de un mes por si la mujer reconsidera la decisión. "Normalmente nunca se echan atrás y continúan con la decisión inicial", explica Insausti. "La mayor parte de los casos registrados el año pasado se dieron tras el parto, pero siempre de una forma muy meditada".

Motivos personales

Sobre las razones que empujan a una mujer a renunciar a la maternidad, no existe un patrón definido. "Los motivos son totalmente personales. No hacemos una valoración propia de lo que les induce a renunciar a una criatura. Es una decisión muy dura y nosotros la respetamos".

"Nos limitamos a abrir el procedimiento necesario para que ese bebé, lo antes posible, tenga unos padres adoptivos", indica Insausti, que considera que tiene que pasar un tiempo para poder tener un resultado concluyente sobre el aumento de las adopciones de recién nacidos. La Diputación no puede concluir si es un fenómeno aislado que se da en Guipúzcoa o si en Vizcaya y Álava existe también igual tendencia al alza.

Lo que sí es una realidad, es que las dificultades en las adopciones internacionales están haciendo que cada vez haya más personas interesadas en la adopción nacional. En 2009 hubo unas 70 peticiones de este tipo en Guipúzcoa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010