Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS | ACB

Cerco al Barça

Sumar 25 triunfos consecutivos, haber perdido sólo un partido en toda la campaña, poseer una deslumbrante colección de figuras y desplegar un juego arrollador y sin concesiones se ponga quien se ponga delante son algunas de las razones por las que el Regal Barcelona es el equipo que marca la pauta, el campeón y el líder al que todos desean desactivar. La tarea no es fácil. Pero el Valencia demostró que, aunque con dificultades y sobre la bocina final, es factible. La jugada del triple de Rafa Martínez que frustró un nuevo triunfo azulgrana (60-59) condensa la esencia del baloncesto: alguna dosis de azar, es cierto, pero también una combinación de pizarra, pillería y muñeca que, en su justa dosis, es lo que maravilla y engancha al espectador. Todo, en siete décimas de segundo. Menos que un suspiro. Fue un guiño del destino para el propio Martínez, que, en mayo de 2009, en el cruce de los cuartos de final, pudo forzar la prórroga en el partido del Palau Blaugrana. Se lo impidió un tapón de Basile, precisamente el mismo jugador que, estorbado primero por su propio compañero Lorbek y obligado después a salir de un bloqueo por Nielsen, no pudo llegar a evitar esta vez el triple ganador de Martínez, el escolta que, a sus 27 años, llama a la puerta de la selección española.

Aunque pudo muy bien acabar perdiendo, el Valencia tiró por los derroteros que ya el Gran Canaria puso en práctica para destruir los mecanismos y la ebullición de los talentos del Barça. Jugó posesiones largas y redujo tanto el número de tiros (sólo 51) como el acierto ofensivo del Barça (13 canastas de dos y cinco triples), además de dominar el rebote, con ocho capturas más. De esa forma consiguió que el Barça no jugara a gusto y tuvo una oportunidad, que aprovechó. Las dos derrotas del Barça tienen un denominador común: marcadores bajos (67-65 en el Insular y 60-59 en La Fonteta), inferioridad en el rebote, pocos tiros y malos porcentajes.

El Caja Laboral Baskonia y el Madrid no desaprovecharon la ocasión para acercarse en la clasificación al Barça. La victoria del equipo de Dusko Ivanovic en Bilbao (71-86) fue solvente y dejó buenas sensaciones por el rendimiento de jugadores como Huertas, San Emeterio, Splitter y Teletovic. El Baskonia suma nueve triunfos consecutivos y no pierde desde que cayera en Manresa (73-70) el pasado 29 de noviembre.

Para comprobar la transformación del Madrid basta observar un tablero en el que Messina ya mezcla 11 piezas. La máscara de Felipe Reyes es una de las pocas reminiscencias de la plaga de lesiones. Parece una plantilla del Este por la procedencia de sus jugadores. A Lavrinovic, Jaric, Kaukenas, Velickovic y Dasic se ha unido Tomic, pívot croata de 2,17 metros, que debutó con cinco puntos y tres rebotes en 14 minutos. Aunque en su triunfo en San Sebastián (72-96) fue su único estadounidense, Bullock, quien más destacó, con 14 puntos en otros tantos minutos, junto al argentino Prigioni, con 10 puntos y siete asistencias. En Sevilla, de la mano de Kirksay y con un arrollador parcial final de 19-2, el Cajasol se llevó el triunfo (72-59) sobre el DKV Joventut y, en consecuencia, se encarama al quinto puesto. En la séptima plaza, un Unicaja que va a más y que ganó al Manresa (79-74) con otra estupenda actuación, 26 puntos y seis rebotes, del recién fichado Dixon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 2010