Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Lezama renuncia a votar sobre los terrenos de su familia

Aduce que, por su "formación académica", desconocía que incumplía la ley

La alcaldesa de Lezama Alaitz Etxeandia (PNV) ha renunciado, cuatro meses después y tras votar favorablemente hasta en tres ocasiones, a intervenir en la promoción de un plan urbanístico en el municipio en terrenos de su familia. Etxeandia explicó, en una comisión de urbanismo municipal, que adoptó su decisión tras un informe de la secretaria municipal que advertía de que la Ley de Procedimiento Administrativo prohíbe intervenir a cargos públicos en los asuntos donde tengan intereses familiares.

Etxeandia leyó textualmente un comunicado, en la comisión celebrada el pasado 20 de noviembre, en el que señala que, tras las informaciones en la prensa -EL PAÍS destapó el caso el pasado 1 de noviembre-, pidió un informe a la secretaria municipal "en la voluntad de actuar siempre conforme a derecho y dado que, por mi formación académica, no dispongo de conocimientos jurídicos". La alcaldesa negó a este diario el 30 de octubre que cometiera ilegalidades porque el expediente urbanístico de Txupetxa, que contempla la construcción de 52 viviendas en un área de 7.725 metros cuadrados y de los que 5.405 son terrenos de su padre, una tía y varios primos, "no está abierto" y que sólo se habían aprobado partidas para encargar estudios. Aunque entonces dijo que la propiedad familiar del solar "lo sabe toda la gente en Lezama", en esa misma fecha (el 30 de octubre) aseguró, en una respuesta escrita al PSE que ignoraba a quien pertenecía el terreno.

Dice que no fue advertida de la ilegalidad por la secretaria municipal

Otra edil del PNV de Lezama, Olatz Arabiourrutia Loroño, aprobó en dos ocasiones adjudicaciones por valor de seis millones de euros a la empresa de sus tíos, la constructora Loroño S. A., que ha logrado todos los contratos de obras de urbanización en el municipio, con uniones temporales, por un importe de 9 millones. Arabiourrutia dejó de aprobar estas contratas en mayo, al afirmar en un pleno que "no conocía la existencia de una ley de abstención".

Alaitz Etxeandia comunicó en la comisión de Urbanismo que, aunque el informe de la secretaria municipal señala que su intervención en el proyecto en terrenos de su familia "no determinaría necesariamente la invalidez del acto", ha decidido abstenerse "de forma voluntaria". "Debo hacer constar que hasta que no he solicitado el citado informe, desde la Secretaría no se ha efectuado advertencia alguna", resalta.

En el último pleno, el 17 de diciembre, el ayuntamiento aprobó sólo con los votos del PNV la puesta en marcha del plan de Txupetxa. A la sesión no acudió Alaitz Etxeandia y, por tanto, no intervino en la votación. El consistorio ha recurrido a esta nueva tramitación urbanística tras un informe que estimaba que en las normas urbanísticas actuales había carencias para desarrollar el plan.

La edil del PSE Dolores Fernández lo rechazó al estar anuladas las normas urbanísticas desde junio por el Tribunal Superior vasco. Un concejal del PNV replicó, en el pleno, que dicha suspensión "es una opinión" de la concejal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010