Los barcos franceses renuncian a 100 toneladas de anchoa y a faenar en marzo

No habrá guerra de la anchoa. A poco más de un mes para abrirse el caladero tras cinco años de veda, los pescadores franceses y españoles ultimaron ayer el pacto de buena avenencia que regirá durante la próxima costera primaveral. Tras cuatro horas de reunión en San Sebastián, representantes del sector pesquero de ambos países alcanzaron un acuerdo que enmienda el suscrito en diciembre pasado por los ministros de Pesca de España y Francia. Finalmente, los pescadores franceses aceptaron renunciar a las 100 toneladas extra que les concedió España y sus arrastreros pelágicos no saldrán a faenar hasta el mes de junio, según explicó Enrique de Paz, portavoz del Consejo Consultivo Regional de Aguas Suboccidentales (CCRAS) y vicepresidente de las Cofradías de Pescadores de Cantabria. A cambio, la flota española permitirá que los barcos franceses de menos de 15 metros faenen cerca de su costa.

El acuerdo entre los pescadores enmienda el suscrito por los gobiernos

El acuerdo entre los pescadores fue calificado como "satisfactorio" por Jean Marie Robert, quien asistió en representación francesa. "Es una buena noticia para todos", resumió De Paz. Los pescadores también decidieron "por unanimidad" pedir a las dos administraciones que, en adelante, se abstengan de entrometerse en los acuerdos alcanzados por el sector. A la reunión asistió un representante del Ministerio de Pesca español, así como delegados del Instituto Oceanográfico español, el instituto Azti-Tecnalia y el centro francés de investigación marina Ifremer.

El entendimiento entre los pescadores supone invalidar el pacto francoespañol de diciembre pasado, alcanzado tras decidir la UE el fin de la veda de la anchoa. Las dos administraciones convinieron repartirse la cuota de pesca en un 80% y un 20%, respectivamente, y ceder otras 200 toneladas a los pesqueros franceses. Con este arreglo, de las 7.000 toneladas máximas admitidas por la UE, España podría capturar 5.400 toneladas y Francia, las 1.600 restantes. En cambio, tras la reunión de ayer España se queda con 5.500 toneladas y Francia con 1.500 toneladas. Es el mismo acuerdo al que habían llegado los pescadores en abril de 2009 en Bilbao.

Así, la flota de cerco española -unas 200 embarcaciones- podrá salir a la mar el día 1 de marzo y pondrá fin a la costera el 31 de mayo. Los arrastreros franceses, por su parte, renuncian a faenar en marzo e iniciarán las capturas el 1 de junio.

De Paz aseguró que los pescadores se van a imponer controles "más férreos" que los exigidos por la Comisión Europea. Todos estos acuerdos serán ratificados en una reunión prevista el 24 de febrero en las Azores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción