El Tribunal de Cuentas duda sobre la liquidación de la deuda del PSOE

Los socialistas cancelaron en 2006 los créditos por el referéndum de la OTAN

Dos años ha durado la negociación del PSOE con las entidades bancarias que ha concluido con la liquidación de la deuda histórica de los socialistas. Una deuda que se arrastraba desde 1986 como consecuencia de los gastos originados por el referéndum de la OTAN y que en 2006 era todavía de once millones trescientos mil euros, de los cuales casi cuatro millones eran de intereses. El Tribunal de Cuentas hace referencia a esas operaciones en su primer informe sobre "la fiscalización de la contabilidad de los partidos políticos", correspondiente a 2006 y presenta dudas sobre el contenido de la negociación que el PSOE hizo con los bancos para liquidar su deuda. El PSOE y el resto de los partidos han presentado alegaciones a este primer informe del alto tribunal que, ahora, está en fase de elaboración del texto definitivo.

El partido alega que ha negociado según los "usos de mercado"

Queda claro para este órgano fiscalizador que el PSOE pagó la totalidad del principal de la deuda pero le falta información sobre la negociación de los intereses. "Se observa que el importe percibido cubre íntegramente el capital prestado pendiente, en cuanto a los intereses se desconoce los términos de la negociación, por lo que no es posible pronunciarse sobre la existencia o no de condonación de deuda por intereses", señala el texto.

En sus alegaciones, el PSOE replica lo siguiente: "Con respecto a la cancelación de cuatro operaciones, comentar que en las conversaciones con las entidades bancarias se han aplicado los mismos criterios que en negociaciones anteriores, que forman parte del habitual proceder en los usos de mercado, y teniendo presente las indicaciones del anteproyecto de la nueva ley de financiación que fue aprobada en el siguiente ejercicio", en referencia a la nueva ley de financiación aprobada en 2007.

En esta respuesta, el PSOE no da cuenta del contenido de la negociación con los bancos. Como resultado de la renegociación, el estado de la deuda pasa para el PSOE de un saldo negativo a positivo, al pactar una cantidad inferior a la reclamada inicialmente por los bancos. "No es posible pronunciarse sobre la condonación de la deuda, salvo por la diferencia positiva producida entre lo contabilizado y lo negociado", señala el alto tribunal. El escrito de alegaciones lo formula el director de Finanzas del PSOE, Juan Cornide, que ocupa ese cargo desde 2004 y que desde esa fecha comenzó las conversaciones para la renegociación de la deuda, que culminó en 2006. Cornide siguió la misma senda que sus antecesores que también renegociaron la inmensa deuda. Pero en los últimos años la situación fue de bloqueo. "No nos han perdonado nada, porque nunca aceptamos los intereses que nos reclamaban, sí aceptamos el principal", señala Cornide a EL PAÍS. "Hemos terminado con la deuda histórica con mecanismos aceptables para el banco y para nosotros" remacha. "Ha sido una negociación con un gestor, que soy yo, no una negociación política", asegura el gerente del PSOE, nombrado por la ejecutiva federal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS