Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento afgano rechaza otra vez a parte del Gobierno

El proceso de formación del nuevo Gobierno de Afganistán está resultando tan alambicado como las elecciones presidenciales, que según la oposición fueron fraudulentas y permitieron la victoria de Hamid Karzai. El presidente pasa por un segundo calvario en el Parlamento, que ayer rechazó de nuevo una parte (10 de 17) de los ministros propuestos.

Los 223 diputados presentes aprobaron, entre otros, al ministro de Exteriores, Zalmai Rasul, que hasta ahora era consejero de Seguridad de Karzai. Él será el encargado de preparar la conferencia internacional para Afganistán, prevista el día 28 de este mes en Londres.

El rechazo del Parlamento no se basa tanto en la capacidad de los candidatos, sino que se trata más bien de una prolongación de la batalla política entre las distintas facciones que controlan el poder.

Un ejemplo es que el candidato más votado ha sido Zarar Ahmad Muqbil, que en 2007 fue destituido como titular de Interior en medio de acusaciones de corrupción e inoperancia ante el narcotráfico. Como premio, Muqbil se hará cargo ahora del Ministerio de Lucha Antidroga, un puesto de especial relevancia dado que el narcotráfico es la principal fuente de financiación tanto de los talibanes como de algunos de los señores de la guerra que apoyan a Karzai.

Muqbil es amigo íntimo del primer vicepresidente afgano, Mohamed Fahim, y sirvió como jefe de campaña electoral en su provincia natal de Parwan, vecina de la de Kabul, durante la primera vuelta de los comicios presidenciales del 20 de agosto. Fahim es uno de los señores de la guerra que las agencias internacionales señalan como uno de los principales narcotraficantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 2010