Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo rechaza los ataques al decreto del gallego por "demasiado radicales"

El presidente de la Xunta invita al PSdeG a asumir propuestas "moderadas"

Feijóo le llama "bases para el multilingüismo en la enseñanza" y la oposición, simplemente, "bodrio". No sólo socialistas y nacionalistas desprecian el borrador del decreto que regulará el uso del gallego en la enseñanza; también lo rechazan sindicatos, directores, instituciones como la Real Academia Galega y hasta Galicia Bilingüe, que inspiró la campaña electoral del Partido Popular. Pero lejos de retirar su propuesta, como le instaron la víspera el PSdeG y el BNG, el presidente de la Xunta la defendió ayer con uñas y dientes, apoyado en dos argumentos. El primero, porque introduce el inglés en la enseñanza gratuita, y apeló a sus propias carencias en el dominio de este idioma para justificar la medida. El segundo, porque, según él, nadie ha puesto encima de la mesa ninguna alternativa, más allá un decreto, el del bipartito, "rechazado por las urnas".

UGT irá la huelga si no se garantiza un mínimo del idioma propio

De la defensa de su propuesta saltó Alberto Núñez Feijóo a las descalificaciones. Y todas las críticas recibidas por el decreto las rechazó por "demasiado radicales y muy poco racionales". Con especial mención para las de los socialistas, ya que del BNG, aseguró, no esperaba otra cosa. Ceñido al guión de la estrategia del PP y de la Xunta, el presidente trató de trasladar toda la presión al partido socialista, al que invitó a abrazar la "moderación" y la "independencia", con propuestas "equilibradas y razonables". "Lo que sí me sorprende es que el PSdeG carezca de una política lingüística", declaró.

Reclamó alternativas, para concluir que no las hay. "Estamos en la fase de recibir aportaciones, y es cierto que estamos recibiendo rechazos prematuros", sostuvo Feijóo. Así que preguntó a PSOE y BNG qué alternativas tienen: "Supongo que los gallegos esperan de la oposición propuestas, y no intolerancia". Más sutilmente se empleó contra la Real Academia Galega. "La tenemos en la más alta consideración; por eso es la primera vez que se le pregunta, igual que al Consello da Cultura Galega". Y por eso se declaró "muy interesado" en conocer su propuesta.

El presidente de la Xunta se aferró al objetivo del 33% de enseñanza en un tercer idioma como estandarte del decreto, al que su Gobierno se refiere oficialmente como el del "plurilingüismo en la enseñanza". "Hay colegios bilingües en Galicia; son de pago", precisó, para contraatacar a continuación: "Si alguien cree que para aprender inglés en la escuela hay que pagar, que lo diga". En lo que evitó entrar fue en las críticas de los sindicatos a la exigencia del inglés en las oposiciones a profesor en la enseñanza pública. "Proseguiremos el camino de la incentivación y el fomento del aprendizaje de una lengua extranjera para profesores y alumnos, siempre dentro de la legalidad", sostuvo.

UGT envío ayer a la consellería 18 enmiendas al decreto, informa Pablo Linde. Espera una respuesta antes del 18 de enero y, en caso de no satisfacer sus demandas, es muy probable que el sindicato se una a la huelga de enseñanza convocada para el día 21 por los sindicatos nacionalistas. UGT hace varias reclamaciones, pero una que considera "trascendental". Se refiere a garantizar una presencia mínima del gallego en todos los niveles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de enero de 2010