Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wall Street admite que causó mucho daño en la crisis

"Todos son culpables", acusa la comisión investigadora

¿Qué pudo ir tan mal para hacer colapsar el sistema? A esa pregunta trata de responder la comisión que empezó a examinar ayer en EE UU los factores que llevaron al estallido de la burbuja tóxica. En el banquillo se sentaron los grandes ejecutivos de Goldman Sachs, Morgan Stanley, JPMorgan Chase y Bank of America.

Los guardianes de Wall Street admitieron haber hecho cosas mal después de que el presidente de la comisión del Congreso, Phil Angelides, les acusara de no haber actuado de forma responsable. "Todo el mundo es culpable". Así marcó el tono. Los estadounidenses "tienen derecho a estar enfadados con las cuantiosas bonificaciones pagadas por los bancos tras haber recibido miles de millones de dólares en ayuda federal", afirmó Angelides. El presidente y director general de Bank of America, Brian Moynihan, dijo: "Comprendemos la indignación de muchos ciudadanos" y agradeció "la ayuda pública recibida".

"Como industria, hemos causado mucho daño", admitió Moynihan, consciente de la frustración dominante. Pero Jamie Dimon, su par en JPMorgan, y John Mack, en Morgan Stanley, creen que los dirigentes y el público también deben reflexionar.

La carga se dirigió contra Goldman por ser el "ingeniero" que dio vida a productos financieros de gran complejidad que vendía como si fueran fruta. Su primer ejecutivo, Lloyd Blankfein, dijo que "los que compraron esos activos eran profesionales" que sabían el riesgo que asumían.

Los banqueros parecieron escudarse en las últimas declaraciones del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, al señalar que la ausencia de regulación originó la crisis. Sin embargo, advirtieron de las posibles consecuencias de plantear una respuesta airada. Lo que más les preocupa es que la comisión pida trocear las grandes entidades para limitar los riesgos.

El careo se produce cuando los bancos están a punto de pagar primas récord a sus empleados. El presidente Barack Obama anunciará hoy una tasa que aplicará a una veintena de entidades, para recaudar unos 120.000 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de enero de 2010