Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tormenta política

Timothy Geithner vuelve a nadar en aguas turbulentas. La Reserva Federal de Nueva York, entonces presidida por el secretario del Tesoro, pidió por escrito a los ejecutivos de AIG que ocultaran los pagos que estaban haciendo a Goldman Sachs y otros bancos para cancelar los contratos de seguros de quiebra.

En noviembre, el "policía del TARP" cargó contra la Fed por limitar "de forma severa" su capacidad negociadora, lo que le impidió conseguir concesiones por estos activos. A cambio, el contribuyente pagó más de lo necesario por el rescate de la aseguradora, controlada en un 80% por el Tesoro.

La Casa Blanca salió ayer en defensa de Geithner, expresando la confianza del presidente Barack Obama en su gestión. "No tiene nada que ver con esos mensajes", insisten. La controversia toma cuerpo a pocos días de que arranque la investigación que examinará las causas que llevaron al colapso financiero. A la primera sesión acudirán el miércoles los ejecutivos de Goldman Sachs, Morgan Stanley, JP Morgan y Bank of America.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 2010