Los 'narcos' abandonaron la droga oculta entre plátanos

No fue un error que 100 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de bananas acabaran el sábado en varios supermercados de la cadena Lidl en Madrid y Extremadura. La policía considera más bien que los narcos pensaron que los agentes se les iban a echar encima y que por eso prefirieron no recoger la droga. Así se explica que la cocaína acabara en los supermercados.

Un trabajador de Lidl encontró el sábado por la mañana un paquete de la droga mientras descargaba una caja de bananas, según informó el domingo el diario El Mundo. El comisario jefe de la UDYCO-Central, Eloy Quirós, informó ayer a la agencia Efe que la policía está investigando a las personas relacionadas con la empresa de origen de las bananas en Ecuador, con la compañía de destino en España y con el transportista de la fruta.

Quirós explicó que la principal hipótesis es que los narcotraficantes trataron de utilizar la técnica del gancho ciego para transportar la cocaína. Este método consiste en enviar la droga en un depósito de mercancía legal sin que los destinatarios sepan que va ahí. En el puerto, un hombre de la organización espera la llegada del barco y cuando el contenedor está en tierra, lo abre tras romper los precintos. Luego recoge la droga, que viene acompañada de una bolsa con nuevos precintos, que son colocados en sustitución de los originales para no levantar sospechas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS