Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La barra libre burla la 'ley seca'

Decenas de hoteles ofrecen alcohol sin límite en Nochevieja pese a la prohibición

Nochevieja es igual a cena, cotillón y barra libre. Esto es al menos lo que deben de pensar los responsables de muchos hoteles de Cataluña. Porque, a pesar de estar prohibido desde octubre, más de un centenar han incluido la barra libre en buena parte de las promociones para celebrar el fin de año. El Departamento de Salud les mandará un aviso. También a alguna sala de fiesta que ha hecho oídos sordos. Si llevan a cabo las promociones, se arriesgan a recibir una multa de entre 10.000 y 600.000 euros.

Desde hoteles de gran lujo, a hotelillos de costa venidos a menos. Si el cliente paga un pack navideño, las copas, que no falten. Los establecimientos no se cortan a la hora de incluirlo en folletos promocionales y páginas web. El problema es que, según la Ley de Salud Pública del pasado 22 de octubre, elaborada por la Generalitat, están prohibidas las ofertas con bebidas alcohólicas. Desde la barra libre al 2x1 y la hora feliz. Y su uso como reclamo promocional también es ilegal.

"Todos los hoteles y locales de ocio tienen la responsabilidad de cumplir la ley. A aquellos que tenemos constancia de que lo están incumpliendo, les haremos llegar cuanto antes una carta o un burofax. Y hemos pedido a gremios y asociaciones que recuerden que está prohibido", explica un portavoz de Salud. ¿Y si mantienen la oferta? Se arriesgan a llegue un inspector y les multe. "Pero en un caso tan concreto como la Nochevieja, no podemos ir local a local. Así que actuaremos sobre denuncias o avisos", se justifican.En los folletos promocionales que ofrecen pasar la Nochevieja en el hotel Mandarin Oriental, el establecimiento de cinco estrellas gran lujo con menos de dos meses de vida, lo ponen con letra pequeña. Pero ahí está. Los 290 euros del menú incluyen "barra libre". También está en los folletos del hotel Arts y en la web del hotel Center. Otras agencias hacen lo propio en Tossa de Mar y Platja d'Aro. La cadena Hesperia promete "bodega incluida y barra libre" en Barcelona.

En los hoteles Avenida Palace y Rey Juan Carlos, ambos del Grupo Husa y con una barra libre prevista, ayer aseguraban que era "la primera vez" que oían que era ilegal. "Yo pensaba que eso sólo afectaba a las discotecas", se disculpaba un portavoz. No se trata de nada multitudinario, sino de una cena de gala de fin de año, se justificaban.

"Podemos informar. Podemos multar. Pero es complicado que lleguemos a todas partes. Lo esencial es que sea el sector el que se autorregule", piden en Salud. Añaden que si actúan, será con multas. "Lo que hacen es ilegal, no delictivo. No llevaremos a los Mossos d'Esquadra a echar la puerta abajo, pero si hay constancia de ilegalidad, habrá multas", advierten. Algunos hoteles debieron darse ayer por enterados. En el Gran Hotel Habana Silken, el martes presumían en la portada de su web de ofrecer barra libre en fin de año. Ayer los recepcionistas negaban que esa oferta haya existido nunca.

Las asociaciones de discotecas y gremios hoteleros intentan evitar que nadie se justifique en el desconocimiento de la ley. Tanto Fecalon como Fecasarm (federaciones de locales de ocio nocturno y actividades recreativas musicales, respectivamente) llevan meses mandando comunicados a sus asociados. Los segundos, incluso, registraron ayer una queja oficial en la Generalitat, denunciando que Delauss, una discoteca de El Vendrell (Baix Penedès), insiste en vender "tarifa plana" de bebidas para fin de año. También cargan en la denuncia contra los hoteles, a los que acusan de competencia desleal al ofrecer barra libre. "¿Cómo no iban a estar ellos obligados a cumplir la ley si hasta los supermercados tienen prohibidas las ofertas con alcohol?", se pregunta Joaquim Boadas, secretario general de Fecasarm. Dice que han confirmado al menos que 100 hoteles se saltan la norma. Y les parece injusto que la ignoren sin consecuencias. "Desde que se publicó hemos recibido 400 consultas de locales que querían buscar fórmulas legales. Recomendamos que incluyan alguna bebida. Pero nunca más de cuatro", razona. Los locales, defienden, deben convencerse de la normativa, porque si no, darán igual las advertencias. Y es que hecha la ley, hecha la trampa. De la barra libre, algunos han pensado en promocionar la "tarifa plana" o copas a un céntimo. "Hay un local que propuso quitar la barra libre a cambio de incluir con la entrada 16 consumiciones. Es absurdo. Les dijimos que no. Eso incita aún más al exceso que lo que había", opina Boada.

De todas formas, muchas salas y varios hoteles parecen haber escuchado a las autoridades. La cadena AC ha cambiado la barra libre por las dos copas. La cadena Meliá ha eliminado la promoción, pero sólo de sus hoteles de Cataluña. El fin de año en el Meliá Alicante, Madrid y Granada incluye noche de hotel, cena y cotillón con barra libre. En Barcelona, el pack es igual, excepto por la mención al alcohol.

¿Y qué pasa si un hotel decide retirar hoy la barra libre? Los que ya han reservado, se quedarán sin un servicio que ya han pagado. "No creo que puedan reclamar, porque estaban pagando por algo ilegal, aunque imaginamos que la última palabra la tendría un juez", razonan en Salud.

A los que no les convenzan las fórmulas de hoteles y discotecas o les resulte caro (las entradas a locales este año se venden entre los 15 y los 30 euros), siempre les queda celebrar el nuevo año en la calle. Pero cuidado. Si acuden a la plaza de Catalunya, deberán tener en cuenta que las latas y los envases de cristal estarán prohibidos. También la venta ambulante de bebidas alcohólicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de diciembre de 2009