Israel detiene de nuevo al técnico nuclear Vanunu

La policía israelí detuvo ayer a Mordejai Vanunu, el técnico nuclear que por primera vez desveló secretos nucleares del país, y dictó su arresto domiciliario por hablar con extranjeros. Tras su salida de la cárcel en 2004, Vanunu tiene limitados sus movimientos. No puede salir de Israel ni entrar en contacto con personas que no sean israelíes, lo que ha provocado en los últimos años la condena de grupos de derechos humanos.

Ayer, la policía detuvo a Vanunu cuando estaba en compañía de una ciudadana noruega en la cafetería de un hotel de Jerusalén Este, la parte árabe de la ciudad, según recogió la prensa israelí. Su abogado, Avigdor Felman, explicó más tarde que su cliente tiene una relación sentimental con la mujer extranjera, a la que no pretende desvelar secreto nuclear alguno. "A ella no le interesan las cuestiones nucleares, a ella le interesa Mordejai Vanunu y él sólo está interesado en ella", explicó el letrado.

Vanunu pasó 18 años en la cárcel -buena parte de ellos aislado- por entregar información en 1986 al diario británico The Sunday Times sobre la capacidad nuclear israelí y en particular sobre el reactor nuclear de Dimona, en el desierto del Negev, en el que trabajaba. Sus revelaciones sirvieron para que los expertos concluyeran que Israel tiene suficiente material nuclear para fabricar entre 100 y 200 bombas. El Estado hebreo mantiene una política de "ambigüedad estratégica" sobre su arsenal atómico.

Hace dos años la policía ya detuvo a Vanunu también por hablar con extranjeros. Judío convertido al cristianismo, Vanunu vive en precario de los apoyos de varias organizaciones y es frecuente verlo merodeando solo en los cafés y hoteles de Jerusalén Este. Su cruzada antinuclear y antisionista -se niega a hablar hebreo en público- le ha costado la enemistad de la gran mayoría de sus compatriotas, que le considera un traidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50