Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del cooperante fue informada hace unos días

La familia de Albert Vilalta fue informada hace unos días por el Gobierno de que el cooperante había resultado herido de bala el mismo día que sufrió el asalto, según confirmó anoche Francesc Osan, director de la ONG Barcelona Acció Solidària, a la que pertenecen los tres secuestrados. Las familias de las otras dos víctimas del secuestro -Roque Pascual y Alicia Gámez- fueron también informadas de que el estado de salud de ambos era bueno, de acuerdo con la versión de Osan.

Ayer, tras la difusión de la noticia de que uno de los rehenes está herido, las familias reiteraron, por medio de los portavoces de la ONG, la petición de la inmediata liberación de los tres cooperantes.

Horas después de que France Presse informase de que uno de los tres secuestrados necesita cuidados médicos, compañeros de los tres cooperantes seguían inmersos en el desconcierto. El Gobierno -aseguraban antes de la publicación de la nota oficial de Exteriores, que se produjo al filo de la medianoche- no les confirmaba ni desmentía nada. "Es inquietante", afirmó el portavoz de la ONG Barcelona Acció Solidària, Josep Ramon Giménez. "Hemos intentado ponernos en contacto en cuanto nos hemos enterado, pero de momento ha sido imposible", explicó.

"Las familias se quieren curar en salud, y por eso sólo creen lo que les dice el Gobierno", subrayó Giménez. Tomaron esa decisión tras el desencanto de la segunda jornada del secuestro, durante la que corrieron noticias sobre la posible liberación de Roque Pascual, Albert Vilalta y Alicia Gámez que luego se desmintieron. "Ya sufrimos esa amarga experiencia", recordó Osan.

"Laconismo extremo"

La información que tiene la ONG catalana es escasa tras un mes de secuestro, que se cumplió ayer. El pasado lunes Soraya Rodríguez, la secretaria de Estado de Cooperación del Gobierno, les confirmó que se había producido algún contacto con los captores de los tres españoles. Y el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha asegurado que habló con los familiares en Navidad.

"No sabemos cuál es la concreción de esos contactos [con los presuntos secuestradores]", dijo Giménez. Y añadió: "Si hasta ahora nos decían que la cosa iba por buen camino, pero sin concretar, ahora a ese mutismo inicial han añadido sencillamente que existen ciertos contactos, pero con un laconismo extremo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 2009