Reportaje:

Adorne la calle a su gusto

Vecinos de Lavapiés participan en la decoración del barrio

Para los vecinos que quieren sentir las calles de su barrio como su propia casa, nada mejor que adornarlas a su gusto. Con las cosas que le gustan a cada uno. Los que viven en Lavapiés tienen esa oportunidad desde ayer. La idea es sencilla: todo el que quiera puede depositar objetos personales en alguna de las 400 jaulas repartidas por la zona, y que después serán utilizados como adornos de Navidad en el barrio.

La propuesta, que durará hasta el 6 de enero, es una iniciativa de Luzinterruptus, un colectivo artístico anónimo que hace intervenciones urbanas en espacios públicos. Utilizan la luz como materia prima y la noche como lienzo, según explican en su página web http://luzinterruptus1.blogspot. Los tres miembros del colectivo empezaron a actuar en las calles de Madrid a finales de 2008.

Ahora proponen Recuerdos enjaulados, que se inauguró ayer con un desayuno festivo de recogida de recuerdos con chocolate y picatostes, con la actuación en directo de La Brassa Band. La fiesta se desarrolló en la plaza de los Ministriles, donde están las 400 jaulas, doradas e iluminadas, en las que los vecinos tienen que dejar sus adornos. Lo ideal es que sean objetos pequeños, con escaso valor real pero gran valor sentimental.

La intención del colectivo es "que todos los vecinos que lo deseen puedan aportar algún objeto personal a la iluminación navideña del barrio para que así sientan que ésta les pertenece". Y los vecinos encantados: "Con iniciativas así los vecinos se integran en el barrio", explica Manuel Osuna, de la asociación La Corrala.

Cuando acabe el periodo navideño, el 9 de enero, cada persona podrá pasar a retirar su objeto personal y le será regalada la jaula donde éste fue depositado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS