Cartas al director
i

La importancia del dinero

La Navidad representa un excelente momento para reflexionar sobre la importancia que cada uno de nosotros le damos... al dinero. En estas fiestas, de origen religioso, lo que se viene ahora consagrando mayormente es el consumo. El Dios que nació en Belén es hoy un billete de 50 euros. No debería escandalizarnos.

La salud de nuestro planeta tiene precio también, y los que pueden pagar la factura se han negado en redondo porque cuesta "mucho dinero". ¿Qué cabía esperar si ante el mayor dilema moral de la humanidad (la pobreza), no estamos dispuestos a poner ni siquiera el 0,7% de lo que tenemos en el bolsillo? Lo más curioso es que, si algo hemos aprendido en el 2009, es que el ser humano es capaz de alcanzar grandes consensos ante los grandes desafíos.

Lo hemos visto bien claro cuando los gobernantes de todo el mundo se han unido como un solo hombre para rescatar... al sistema financiero. Todo el dinero del mundo para salvar al capitalismo del colapso al que le dirigía su propia codicia.

No para los pobres. No para el planeta. Pues bien, yo creo que los hombres no son lo que dicen, sino lo que hacen. Y, si nuestros gobernantes actúan así, lo que están haciendo también es manifestar, alto y claro, cuál es el dios que les mueve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de diciembre de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50