Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un niño de 3 años pasa siete horas solo y olvidado en un autobús escolar

Los educadores no supieron responder dónde estaba el menor

Un niño de tres años se quedó encerrado y solo durante siete horas en un autobús de transporte escolar sin que nadie se diera cuenta. El suceso ocurrió el jueves. El conductor dejó a los niños en el colegio Les Codinetes, en la localidad de La Nou de Gaià (Tarragonès) y aparcó en un descampado sin ver que uno de los pequeños permanecía en el interior del autobús. Los padres del crío, que no resultó herido, han puesto una denuncia ante los Mossos d'Esquadra por presunta mala praxis de los responsables del centro.

El padre del menor afectado, Pablo S., sostiene que se ha cometido "una cadena de negligencias" y ha decidido denunciar el caso "para que no vuelva a suceder". La madre, Daniela P., detalló las circunstancias del suceso. Según la mujer, el menor permaneció dentro del autobús a cuatro calles del centro escolar. Ninguno de los adultos responsables del traslado y la custodia de los menores notó su ausencia. Sus compañeros, sí. Otros niños preguntaron por él a la monitora, pero ésta dijo que lo había entregado en el centro.A las cuatro de la tarde, Daniela fue a recoger a su hijo. Fue entonces cuando se produjo "el desconcierto de informaciones entre los miembros de la comunidad educativa". La madre pidió explicaciones que no llegaron. Para empezar, la maestra del niño no había sospechado de su ausencia en clase e interpeló a la monitora por lo sucedido. Ésta insistió, según las mismas fuentes, en que lo había entregado en el centro. A juicio de los padres, "ni se verificaron los hechos ni se siguió el protocolo de contacto con la familia por ausencia del alumno".

Ante la angustia de la madre y la sorpresa de la profesora y la monitora, la madre de otro chico tuvo una idea: quizá el menor se encontrara en el autobús escolar. La madre encontró a su hijo, efectivamente, en el vehículo. Lo halló con el cinturón de seguridad abrochado en el mismo lugar donde había permanecido desde las nueve de la mañana.

A las siete horas de estar solo y abandonado, el niño mostraba "signos evidentes de haber llorado" y síntomas de shock. Además, se había orinado encima, sin contar que pasó todo ese tiempo "sin haber comido ni bebido", según el relato de los padres.

Los Mossos d'Esquadra confirmaron ayer que están investigando el suceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de diciembre de 2009