Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Contra la lidia

La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que se está desarrollando en Cataluña y cuyo objetivo es acabar con las corridas de toros, está soportando las iras de algunos sectores, como en el pasado les ocurrió a los movimientos abolicionista y sufragista.

Una campaña bien organizada, inspirada por ciertos grupos de presión, intenta trasladar a los ciudadanos la idea de que el fin de la lidia es un atentado contra la cultura y el arte, que vulnera el concepto de tradición, y la más peregrina -y perversa- de las afirmaciones: que menoscaba la libertad.

Si torturar a un animal es pedagógico y hermoso, si merece la pena conservar como costumbre el sufrimiento de un toro, y si su derecho como ser vivo a no ser agredido es algo despreciable, entonces los promotores de la tauromaquia tienen razón.

En lo que no existe ninguna diferencia es en que sucumbir a tan retorcidos argumentos es pecar de cobardes, afianzarnos en el atraso y prolongar la vergüenza de una ignominia subvencionada. Porque, en definitiva, y todos lo sabemos, las corridas de toros serán abolidas antes o después. Se trata de comprobar quién tendrá la dignidad, la valentía y la ética suficientes como para no dejar pasar más tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009