Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Crece el culebrón de Tiger

Diez mujeres dicen ser sus amantes - El golfista mezcló alcohol y ansiolíticos antes de sufrir el accidente de coche

Una nueva visita de la ambulancia a la mansión de Tiger Woods en Orlando, en la madrugada de ayer, marcó el inicio de otro día lleno de acusaciones de infidelidad y calvario mediático para el campeón del golf. A la lista de mujeres que aseguran haber tenido sexo con él se suma ahora la actriz porno Holly Sampson. De momento, ya son 10 las supuestas amantes.

Los servicios de emergencia llegaron a la mansión de Tiger Woods a las dos de la madrugada. El sheriff del condado confirmó que una persona adulta iba a ser trasladada al Hospital Central de Ocoee, el mismo al que acudió Woods tras el accidente de coche que abrió la caja de sus infidelidades. Hubo momentos de incertidumbre y algunos medios aventuraron que quien iba en la camilla para ser ingresada era Erin, la ahora mujer despechada. Pero a quien se trasladó fue a la suegra de Woods, Barbro Holmberg, que está pasando unas semanas con su hija para ayudarla a hacer frente a este rosario de engaños.

Al parecer Holmberg, que en Suecia trabaja como política, comenzó a quejarse de un intenso dolor abdominal y los Woods llamaron a la ambulancia. En el hospital confirmaron que no se trata de nada grave.

Lo grave es el último nombre en la lista de amantes de Woods: la actriz porno Holly Sampson. Su físico entra dentro de lo que parece ser la debilidad de Woods: pequeña, de piel blanca y pelo rubio platino. Con ella ya son 10 las supuestas amantes del golfista, según un recuento del canal televisivo Fox News.

Además, ayer se conocieron más detalles de la noche en que Woods estampó su coche contra un árbol, huyendo de una pelea con su mujer después de que ésta encontrara los mensajes de una de sus amantes. Los agentes hallaron al jugador inconsciente, en el suelo, tapado con una manta y con su cabeza en una almohada. En el suelo había dos palos de golf, probablemente abandonados allí por su mujer tras el accidente. Según los informes policiales, parece que Woods antes de coger el coche estuvo bebiendo alcohol e ingirió también ansiolíticos -Ambien y Vicodin-.

Mientras, en EE UU ha comenzado la pelea mediática para lograr entrevistar al gran campeón. Tanto Oprah Winfrey como los canales deportivos ESPN y Golf Channel han contactado con los representantes del golfista para solicitar su presencia. Hasta el momento, el deportista sólo se ha comunicado con los medios a través de su página web.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de diciembre de 2009