Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Santa Hipatia de Alejandría?

El MNAC reúne los frescos de Santa Catalina de La Seu

Bella, virgen e inteligente, una mujer que dedicó su vida al estudio para combatir con la razón al fanatismo de su época. Suena a Hipatia, ¿verdad?, pero la descripción le va también al dedillo a Santa Catalina de Alejandría, una de las mártires cristianas más populares que es, precisamente, patrona de los filósofos. De la primera se sabe que murió a manos de los extremistas cristianos en el año 415; de la segunda, supuestamente martirizada por los paganos un siglo antes, no hay referencias hasta el siglo VIII y son varios los especialistas que consideran que fue una "invención" para cristianizar a Hipatia que acabó teniendo éxito gracias a la expansión del mito cristiano que hicieron los cruzados.

Es la interpretación que deja caer, veladamente, el historiador italiano Michele Bacci en el catálogo de la exquisita exposición La princesa sabia (abierta de forma gratuita hasta el 28 de febrero en el Museo Nacional de Arte de Cataluña) y que también defiende el comisario de la misma, Manuel Castiñeiras, quien a finales de este mes deja el cargo de jefe de la colección de arte románico del museo para incorporarse al departamento de Arte Medieval de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Sea como sea, y ante lo complicado de cambiarse el nombre a estas alturas, la exposición permite recuperar un mito que, cierto o no, tiene su miga. La exposición, una pequeña delicatessen, recupera los tres fragmentos del fresco románico (1242-1255) dedicado a la santa que se encontraban en la catedral de La Seu d'Urgell hasta principios del siglo XX, cuando fueron arrancados y vendidos a diversos anticuarios. El interés reside tanto en la técnica de estas obras (que adelantan varias décadas el inicio del gótico lineal en Cataluña ) como en el contexto, ya que la leyenda ejemplificaba el triunfo del dogma católico frente a la herejía cátara, muy expandida en la época.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de diciembre de 2009