MÚSICA

Los lunes toca baile improvisado 'made in USA'

La cantante T. J. Jazz dirige la primera 'jam session' de 'swing' y claqué

Ha empleado los últimos dos años de su existencia en recorrer los locales de la movida jazzística madrileña junto con su cuarteto. Quienes la han visto en algunas de sus apariciones públicas dan fe de ello: T. J. Jazz no es de las que pasan desapercibidas. "Yo quería ser una estrella de Broadway", aclara la susodicha. "Me gusta que todo el mundo me mire y pasarlo bien y que la gente se divierta, ¿qué más se puede pedir?".

Desde hace menos de un año, la cantante y coreógrafa nacida en Brookline, Massachusetts, dirige la primera jam session de swing y claqué que tiene lugar en Madrid, dos lunes de cada mes, a las 11 de la noche, en la sala El Junco: "El tap dance es ritmo, acrobacias, improvisación, un intercambio de ideas entre los pies del bailarín y la batería". Las circunstancias han convertido a T. J. Jazz en la abanderada de una tradición que arranca en Estados Unidos en la década de los años veinte del pasado siglo y que, en Madrid, comienza a contar con un notable número de seguidores incondicionales. "La cultura del claqué y la del jazz son básicamente la misma cosa. En una época, eran los propios bailarines los que contrataban a los músicos para acompañarles", asegura.

La coreógrafa ofrece un intercambio de ideas entre los pies y la batería

Encontrar un hueco entre la muchedumbre que acostumbra a abarrotar la sala para asistir a las sesiones de improvisación puede resultar algo complicado. "Ni en mis mejores sueños pude imaginarme algo así... yo llevaba un tiempo dándole vueltas a la idea de organizar una jam de claqué pero no sabía cómo hacerlo, hasta que conocí a Ludo en un taller de baile. Desde entonces, todo ha ido volando", confiesa.

Ludo es Ludovico Hombravella, joven y avezado maestro claquetero a quien el público madrileño pudo descubrir en el espectáculo Hermanos de Baile, representado en el teatro Alfil. Hombravella codirige las sesiones junto a la artista norteamericana en la medida en que sus numerosos compromisos profesionales se lo permiten. "El nuestro fue un amor a primera vista. Ludo tiene el tap en su sangre, es un verdadero hoofer . Hay otros bailarines que tienen más técnica, pero él es único. Ha bailado por todo el mundo, desde Turquía a Japón, ha sido actor, ha hecho teatro, ha vivido muchas vidas y conoce el jazz antiguo y el tap como nadie en este país". La primera jam session de swing y claqué tuvo lugar el pasado 6 de julio: "La idea era organizar una jam al mes pero la cosa se animó y pronto fueron dos y es posible que vayan a ser tres".

El público que acude a las jams se divide entre quienes dan sus primeros pasos en alguna de las diversas academias dedicadas al canto de jazz y el tap dance con que cuenta nuestra ciudad, y quienes vienen para disfrutar sin más del espectáculo. "Hay muchos que lo han visto en la página web y se pasan por curiosidad y flipan, y algunos que han empezado a bailar claqué o a tomar clases de canto de jazz y se atreven a subir al escenario", cuenta T. J. Jazz, "los únicos que nunca vienen son los músicos, yo creo que tienen miedo de nosotros".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En apenas cinco meses, han generado una pequeña pero aguerrida comunidad de adeptos dispuestos a expandir el credo del jazz por la ciudad y alrededores. "Esa es la idea, juntarse, crear ambiente, intercambiar ideas, disfrutar. Involucrar a los músicos y a la audiencia en una celebración musical y coreográfica colectiva. No hay nada parecido en toda España", asegura satisfecha.

La cantante y coreógrafa estadounidense T. J. Jazz.
La cantante y coreógrafa estadounidense T. J. Jazz.MARIROSA TENORE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS