Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

Golfería o golferías

Tiger Woods, acaso el jugador de golf que más ha hecho en ese deporte para llevarlo hasta el borde de la perfección, se ha visto obligado a publicar en su página web que no es perfecto. También ha pedido perdón por haber traicionado a su familia y haber cometido "transgresiones".

Los hechos son los siguientes: el pasado viernes y a unas horas próximas a la madrugada, Woods salió de su casa de Orlando, Florida, en su Cadillac Escalade y, no muy lejos, se estrelló contra una boca de riego y después contra un árbol. No debía conducir muy rápido porque no saltó el airbag. La policía encontró a Woods tumbado al pie de su deportivo negro. Lo cuidaba su mujer, Elin Nordegren, con la que tiene dos hijos.

Las especulaciones sobre lo ocurrido fueron instantáneas. Elin descubre que Tiger tiene una aventura. Bronca. Él sale enfurruñado y arranca el Cadillac. Ella coge lo que tiene más a mano, que es un palo de golf y lo persigue. Tensión incontrolable y choque subsiguiente. Resultado: un tipo tumbado en el suelo junto al coche, interviene la policía y se traslada al herido a un hospital.

En un primer momento se publica que la mujer con la que supuestamente Tiger traicionó a Elin es Rachel Uchitel, que trabaja de relaciones públicas. Ella lo niega. Poco después aparece Jaimee Grubbs, camarera en Los Ángeles, que asegura conservar 300 mensajes en su móvil que prueban que lleva liada con Tiger desde 2007, dos meses después de que Elin tuviera su primer hijo. Y hace público el último de ellos, en el que Tiger le anuncia tres días antes del accidente que su mujer se huele algo y le pide que conduzcan lo suyo con prudencia.

Resultado: el prodigioso jugador de golf asume que no es perfecto y lo explica en su página web. Es posible que su confesión limite los desperfectos que, en términos morales, ha producido en el mundo la catástrofe de su infidelidad. Hay algo, sin embargo, que debe explicar. Cuando habla de "transgresiones", en plural, ¿se refiere a que ha sido infiel muchas veces con la misma mujer, a que lo ha sido con varias o a que, además del sexual, comete otros pecados? El caso, pues, podría estar lejos de haberse cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 2009