Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Moda

Shanghai presta su perfil a Chanel

La casa francesa presenta en China la colección 'Métiers d'Art' 2009 / 2010

"No hay mejor decorado posible que la propia ciudad", había advertido Karl Lagerfeld antes del desfile. En efecto, el perfil de los rascacielos de Shanghai remató el jueves por la noche, de forma apabullante, la puesta en escena de la colección Métiers d'Art 2009 / 2010 de Chanel. Con esta línea anual la casa francesa exhibe desde 2002 la habilidad de los cinco talleres artesanos parisienses que compró para asegurar su supervivencia. Manos y oficio que hacen posible la alta costura, y una raza en peligro de extinción.

Esta colección comercial, pero riquísima, es el mejor ejemplo de un fenómeno en auge: la semi costura (demi couture, según los franceses). La expresión sirve para definir ropa con precios y acabados cercanos a la alta costura pero sin la confección a medida. Sus ocho ediciones se han presentado en distantes esquinas del mundo, de Tokio a Londres, que guardan alguna relación con la historia de Chanel. O que la guardarán.

En el caso de Shanghai, un poco de ambas. Es cierto que Mademoiselle coleccionaba antigüedades orientales. Pero también lo es que el desfile coincidía con la inauguración de una tienda Chanel en la ciudad, la número 13 de las que tiene entre China y Hong Kong. Las expectativas de crecimiento en ese país para este año de esta empresa familiar (siempre opaca acerca de sus números) se admiten de doble dígito. Se entiende así que, en esta caricia a la potencia emergente en el mundo del lujo, no se escatimara intensidad amorosa. Antigüedades y obras de arte originales para "la tienda Chanel más refinada del mundo" y una apabullante estructura acristalada varada en la orilla del río Huangpu para acoger a los 800 invitados al desfile, entre ellos Vanessa Paradis y Anna Mouglalis.

Enmarcado por el metal negro de esa caja de 85 metros de largo y seis y medio de alto, el perfil más futurista de China, con sus serpenteantes neones, parecía más que nunca el fotograma de una película de ciencia ficción. Pero el filme que se proyectó en las cinco pantallas que descendieron sobre el panorámico encuadre fue de otro tipo. Para salvar el escollo de que Coco nunca puso un pie en China, Lagerfeld la hizo viajar allí con un cuento en imágenes escrito y dirigido por él. En el corto, a ratos francamente gracioso, la diseñadora se traslada en sueños a varios momentos de la historia del país y se encuentra con variados personajes, desde emperadores hasta Marlene Dietrich. Ferviente defensor de lo políticamente incorrecto, ha elegido a sus modelos favoritos (todos occidentales, como el ubicuo Baptiste Giabiconi) para interpretar personajes chinos, con la inestimable ayuda de abundante eyeliner. "Es un homenaje, no hay racismo", defendía el diseñador septuagenario en la rueda de prensa anterior al desfile.

La estructura de 500 toneladas, que 150 personas construyeron durante 30 días, estaba suspendida sobre el río que separa la parte tradicional de la ciudad (lo poco que queda de ella, al menos) de la ultramoderna. Las mismas aguas en las que nadó Lagerfeld en su sublime acercamiento al manido tema oriental. "Esto no es folclore, es moda", aclaraba. Trajes de tweed con iridiscentes hilos multicolores parecían reflejar los neones que les contemplaban, con los que esta sociedad ilumina su frenética carrera hacia el futuro. Aquí y allá, aparecía el rojo, los hombros pagoda y los cuellos mao que se asocian a su pasado. Y las referencias a los guerreros de terracota y al cine de los años 30 se mezclaban con los ajustados pantalones de cuero que hoy pueblan cualquier armario adolescente.

Además de la demostración de virtuosismo de los artesanos, lo que el jueves se vio fue una exhibición de poderío en un mercado saturado por los efusivos cortejos de las firmas occidentales. Pero el espectáculo estaba destinado a una audiencia global, como demostraban los 60 periodistas traídos de todo el mundo y el impresionante montaje. "Una modelo saliendo por una puerta blanca sólo capta la atención de alguien muy interesado en la moda. Para que el resto siga mirando tienes que ofrecer una superproducción, con efectos especiales", opina Lagerfeld.

El tercer acto de la suya, se vio tras el desfile y tuvo un sabor cómico y familiar que se agradecía después de tanta monumentalidad. Un cabaret blanco y lleno de camelias en el que los acólitos de Lagerfeld se lanzaron a cantar con desigual fortuna: Paradis encandiló, mientras Mouglalis y Giabiconi asesinaron sus temas. Lagerfeld lo fotografiaba todo con una entrega cercana a la ternura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 2009