Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

En apoyo de Aminetu Haidar

Aminetu Haidar ha conseguido lo que ningún conflicto armado ni movimiento político había conseguido en décadas para la población del Sáhara Occidental. Quien se ha querido informar, sabe que los saharauis que viven en el territorio ocupado son tratados como ciudadanos de tercera, mientras los demás están condenados a vivir en campos de refugiados en el desierto. Existen muros de miles de kilómetros de longitud que han costado una fortuna, cuya única finalidad es garantizar la expulsión de gran parte la población autóctona. Todo ello a pesar de que la invasión de Marruecos es considerada ilegal por la ONU y el Tribunal de La Haya.

Gran parte de la responsabilidad está en el silencio mediático que ha existido a lo largo de estos años. Si un problema no sale en los medios, no existe. Si no existe, ningún político se sentirá obligado a actuar, y menos cuando existen intereses que van en la dirección opuesta. Esta forma de lucha es conmovedora, hará que la sociedad preste atención y que por fin surjan políticos que se sientan obligados a pedir que se cumpla la ley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de diciembre de 2009