Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"No es tiempo de despilfarrar energías políticas o económicas"

Valencia acoge una cita internacional contra la pobreza y por la justicia global

Valencia acoge a partir de hoy la primera reunión en Europa de la International Developement Ethics Association (IDEA). Bajo el título Ética del desarrollo humano y justicia global. Instituciones y ciudadanos responsables ante el reto de la pobreza, el congreso reunirá en el Centro Cultural de Bancaja a una treintena de ponentes, entre ellos expertos del programa de Naciones Unidas para el desarrollo, como Flavio Comim; el presidente de IDEA, Jay Dydryk; la presidenta de la Asociación de Desarrollo Humano y Capacidades, Frances Stewart; representantes de Acción contra el Hambre, como Fernando Navarro, o de Oxfam Internacional, como Fernando Almansa, además de profesores de varias universidades de Europa y América. La Fundación Étnor y las universidades de València, Politécnica y Jaume I organizan el encuentro. La directora de Étnor, Adela Cortina, que abrirá hoy el congreso, aborda algunos de los temas de esta cita internacional.

Pregunta. ¿Es la pobreza algo irreparable, una lacra estructural de nuestro sistema económico o del orden mundial?

Respuesta. En absoluto. Es perfectamente reparable. Contamos con los medios suficientes para que el hambre y la pobreza extrema queden erradicados. Pero falta la voluntad decidida de hacerlo por parte de las instituciones políticas, las empresas y los ciudadanos de a pie. Y, sin embargo, es un deber ya de la humanidad, no sólo un objetivo del milenio.

P. ¿Pueden hacer más los gobiernos que las grandes corporaciones multinacionales por la justicia global?

R. Los dos palos tienen que sostener sus velas. Si uno de los dos se desmarca, la justicia global será imposible. No es tiempo de despilfarrar energías, ni políticas ni económicas, sino de sinergias.

P. ¿Es la educación el arma más eficaz contra el subdesarrollo?

R. Por supuesto. La educación "empodera" a las personas, las hace más capaces de sacar el mejor provecho a los medios materiales y espirituales con los que cuentan para llevar adelante una vida feliz. La educación es siempre una inversión, nunca un mero gasto, y mucho menos un despilfarro.

P. ¿Las ONG son un instrumento mejorable desde el punto de vista de la responsabilidad de los ciudadanos?

R. Las organizaciones solidarias son un buen medio para que los ciudadanos participen directamente en la lucha contra el hambre y la pobreza. Son mejorables y ellas lo saben. Por eso han elaborado códigos éticos a los que quieren atenerse para generar confianza.

P. ¿De qué tipo de cambios en la manera de enfocar la lucha internacional contra la pobreza se hablará en Valencia?

R. El enfoque será el de la ética del desarrollo, es decir, un enfoque interdisciplinar y transcultural, que se centrará en este caso en la salud, la educación, la tarea de las empresas y la democratización de los países en desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de diciembre de 2009