Cartas a la directora
i

'Splash' y la Torre del Agua

Me siento tremendamente disgustado por el mal gusto del Ayuntamiento de Zaragoza, que pretende ceder la Torre del Agua, símbolo de la nueva Zaragoza (y que es un icono tal y como lo fue la Torre Eiffel en su época), a una caja de ahorros como la CAI, la cual prefiere tener oficinas en lugar de salvar uno de los iconos de más proyección internacional de la ciudad como es el Splash.

Por si no se dan cuenta, el Splash ha salido en periódicos como The Washington Post o The Guardian, pero parece que nuestro alcalde prefiere taparse los ojos y colocar una obra de arte en un lugar donde no fue diseñada, como es la Estación Intermodal. Aunque se coloque ahí, nadie justifica que quieran relegar a un almacén la magnífica escultura, desmembrándola en pedazos, a lo que les lanzo una pregunta: ¿Les gustaría ver el Guernica de Picasso en un almacén desmontado o simplemente cortado en trozos?

De todas maneras, sólo quiero recalcar que los que destrozan el arte no se merecen que su ciudad sea candidata a Capital Europea de la Cultura, pues el despropósito que cometen es un catetismo del mismo nivel del que llevó a nuestros antepasados a demoler la Torre Nueva, orgullo y símbolo mudéjar de Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50