Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiroteo por una boda frustrada

Tres fallecidos, entre ellos un padre y su hijo, en un barrio de Sant Boi

Sant Boi de Llobregat

Una fuerte discusión desembocó el viernes por la tarde en un tiroteo que acabó con la vida de un padre y su hijo, y uno de los agresores. El suceso ocurrió en el barrio de Camps Blancs de Sant Boi de Llobregat (Baix Llobregat). Los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer a un hombre, Manuel H. S., de 39 años, como presunto autor del doble homicidio, quien falleció ayer por la tarde en el hospital a causa de las heridas de arma blanca que recibió. La hipótesis que ayer cobró más fuerza apunta en una dirección: una de las familias desechó la petición de la mano de una menor del otro clan, de unos 12 años. La negativa desencadenó la disputa, que acabó en tragedia.

Según fuentes de la investigación, las familias son de etnia gitana y conocidas en el barrio. Mantenían ya una relación difícil y el rechazo a la oferta de boda de la menor no hizo más que agravar la situación. Los Mossos d'Esquadra no confirman que éstas sean las causas de la trifulca y aseguraron que hay diversas hipótesis abiertas.

El arrestado huyó a Viladecans tras ser perseguido por la familia de las víctimas

El hombre que presuntamente realizó los disparos fue detenido en el cercano municipio de Viladecans. El presunto agresor estaba armado y fue ingresado en el Hospital de Viladecans, donde falleció. La policía autonómica investiga las causas del tiroteo, que sucedió en plena calle. Tras matar a padre e hijo, el detenido intentó escapar y esconderse en la vecina Viladecans. La familia de los muertos le persiguió, aunque llegaron primero los Mossos: le detuvieron en la frontera entre Sant Boi y Viladecans, en un punto cercano al lugar de los hechos.

Los vecinos del barrio prefieren callar, por precaución. Pese a las marcas de bala que marcaban el asfalto de la calle de García Lorca, nadie quería arriesgarse a explicar lo acontecido. "Los que saben no dicen nada y los que no sabemos tampoco nos enteraremos", ilustraba una vecina. Los dos fallecidos formaban parte de una familia muy conocida en el barrio. Medio centenar de allegados pasaron durante la mañana por el domicilio para acompañar a los familiares de los muertos.

Camps Blancs, antes llamado Cinco Rosas, es una barriada formada por bloques de viviendas construidos durante el franquismo para alojar a numerosas familias que malvivían en chabolas en Montjuïc. La zona, tradicionalmente un foco de marginalidad, está inmersa en varios programas sociales para normalizar su situación. Los vecinos, pese al suceso, mantenían que se trata de un barrio tranquilo. "Llevo 30 años viviendo aquí y nunca ha pasado nada. Ésta es la primera vez", aseguraba uno de ellos frente a una marca de bala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 2009