Reportaje:24 HORAS EN... LISBOA

Del fado a lo 'fashion'

Compras: una camiseta pop en Skywalker y unas gafas 'vintage' en Hold Me. Comida: hamburguesa con patatas esféricas en Spot São Luiz. Y arte en el Museo Berardo. Lo más 'trendy' de Lisboa

Apetece dar la espalda a la globalización del shopping europeo y buscar espacios alternativos y originales en ciudades emergentes como Lisboa. La capital portuguesa se está reinventando, y lo está haciendo muy bien. Ha añadido charol y vinilo a las calles del Barrio Alto, convirtiéndolo en un espacio para captadores de tendencias de toda Europa; y ha impulsado a sus artistas jóvenes, abriéndoles galerías y museos donde exponer sus creaciones.

9.30 Desayuno con 'chic' portuario

Más información

La Lisboa más a la moda abre sus puertas a partir de las 11.00. Antes conviene cargar las pilas con un buen desayuno, por ejemplo, en el recién inaugurado hotel Vincci Baixa (1) (Rua do Comercio, 32; www.vinccihoteles.com; habitación doble, a partir de 98 euros), a dos pasos de la plaza del mismo nombre. Bollería tradicional portuguesa y excelentes embutidos en este hotel boutique con esencia portuaria, diseño minimalista y huéspedes bohemios-chic.

10.30 Té con ginseng

Ya en la calle descubrimos el olor, casi balsámico, del río Tajo en su tramo final; nos separan 200 metros del agua. A la vuelta cogemos la Rua Augusta, salpicada por cadenas de ropa internacionales que nos dicen que Lisboa también es global, y en la esquina con la Rua da Assunção entramos en la primera tienda vintage que encontramos, A Outra Face da Lua (2) (Rua da Assunção, 22; www.aoutrafacedalua.com). Ropa militar, sombreros, pelucas y cientos de pajaritas de segunda mano nos hacen perdernos entre perchas. Después, nos tomamos un yogi té con ginseng en el café (con muebles reciclados, por supuesto) que incluye esta tienda, que ocupa una antigua imprenta lisboeta.

11.30 Vistas secretas

Volvemos a Rua Augusta. A la espalda del elevador de Santa Justa (3) (inaugurado en 1902 y, con sus 45 metros de altura, uno de los epicentros turísticos de Lisboa) está el Barrio Alto, el germen de la modernidad portuguesa. Allí vamos, concentrados para las cuestas que nos esperan. Subimos la Rua de São Pedro de Alcântara, que nos enlaza con la Rua de Dom Pedro V, una bella vía con coquetas tiendas de antigüedades y originales espacios comerciales. Uno de ellos es Fabrico Infinito (4) (Dom Pedro V, 74; www.fabricoinfinito.com), una galería de arte con tienda propia de bisutería, zapatos, tocados, objetos de diseño... Los curiosos pueden pedir que les dejen pasar al jardín. Además de un piano surrealista realizado con desechos de madera, allí se descubren vistas sorprendentes sobre la ciudad. A pocos pasos espera Cool de Sac (5) (Dom Pedro V, 56; www.cooldesac.pt), una tienda de ropa naïf con firmas de diseñadores internacionales. Primera compra, primera bolsa.

12.30 Pan artesanal para 'gafapastas'

En la misma calle entramos en una cafetería tradicional que sorprenderá: Panificação Reunida de San Roque (Dom Pedro V, 57). Abuelas del barrio se mezclan con jóvenes gafapasta que trabajan con su iMac en esta vieja panificadora, donde pedimos varias piezas de bollería artesanal que hacen allí mismo. Nos adentramos en el Barrio Alto (ahora toca bajar las calles). Tomamos la Rua da Rosa y en el número 130 entramos en A Fábrica dos Chapéus (6) (www.afabricadoschapeus.com), una divertida tienda de un joven portugués amante de los sombreros que reúne en este espacio más de 200 modelos, desde una boina o una gorra de béisbol de estampados originales (sobre los 20 euros) hasta un sombrero de explorador o un tirolés de fieltro (unos 25 o 30 euros). La calle paralela, Rua da Atalaia, acoge la Loja da Atalaia (7) (en el número 71), una tienda de muebles originales de los cincuenta y setenta.

13.00 200 metros de tendencia

Llegada a la Rua do Norte (8), la calle más trendy de Lisboa. Antiguos comercios reconvertidos o adaptados en tiendas de moda aptas para buscadores de tendencias por doquier. Nos probamos unos gorros y unas gafas vintage en una vieja carnicería llamada ahora Hold Me (Norte, 33); después nos calzamos unos zapatos sacados de desfiles de alta costura parisienses sentados en un diván en Happy Days (Norte, 60), una camiseta pop en Skywalker (Norte, 39) y una cazadora de cuero estilo James Dean en El Dorado Soundz (Norte, 23). Pero esta calle de escasos 200 metros parece un mini Soho londinense con acento lisboeta. Las firmas de zapatillas hacen cola a lo largo del año por unir su nombre a Sneakers Delight (Norte, 30). Esta temporada es para Onitsuka Tiger.

14.30 Restaurante 'lounge'

Después de tantas compras, un cambio de imagen: corte de pelo fashion en Facto Cabeleireiro (Norte, 40). Y a comer. Nos vamos al Chiado, el barrio de al lado, más animado y con buena oferta gastronómica. Llegamos a la plaza Luis de Camões y de allí bajamos la Rua António Maria Cardoso, con galerías de arte y tiendas boutiques de precios más elevados. Nos detenemos en el restaurante Spot São Luiz (9) (António Maria Cardoso, 58): hamburguesa con divertidas patatas esféricas en un espacio lounge relajado y discreto (por unos 20 euros por persona).

16.30 Entre Le Corbusier y Alaïa

Bajamos la peatonal Rua Augusta hasta topar con un nuevo y vanguardista rincón artístico: en mayo se inauguró el Museo del Diseño y de la Moda, MUDE (10) (Augusta, 24; www.mude.pt), donde se expone el futuro del diseño industrial y textil, así como las corrientes del siglo XX, desde Le Corbusier hasta Azzedine Alaïa. Situados ya en el epicentro turístico, bajamos a la plaza do Comercio (11), donde cogemos el tranvía 15E en dirección a Belém. Nos bajamos a medio camino para pasarnos por Transboavista VPF (12) (Rua da Boavista, 84), un edificio abierto al público con exposiciones de arte contemporáneo, performances y videoinstalaciones.

18.00 Una de arte

De nuevo es el tranvía 15E el que tomamos, no sin antes haber echado un ojo a los graffitis que pueblan las paredes de este barrio, conocido como Santos Design District (13) (www.santosdesigndistrict.com). Podemos volver a bajar para conocer el nuevo Museo de Oriente (14) (avenida Brasília, Doca de Alcântara; www.museudooriente.pt; de 10.00 a 18.00; 4 euros), uno de los más didácticos de la ciudad. Pero nuestro objetivo era el Centro Cultural de Belém (15) (Praça do Império; www.ccb.pt), un gigantesco espacio dedicado al arte contemporáneo construido en los noventa. Imprescindible: la colección que acoge del Museo Berardo (Praça do Império; www.museuberardo.pt; de 10.00 a 19.00; entrada gratuita), para sorprenderse de cómo las vanguardias portuguesas se mezclan muy bien con piezas de Bacon o Warhol.

21.30 'Sushi' y copa

La cena, en Bica do Sapato (16) (avenida Infante D. Enrique, Armazém B, al lado de la estación de Santa Apolónia; www.bicadosapato.com). La cocina es internacional y el sushi lo preparan bastante bueno. Ambiente cosmopolita, moderno y con algún que otro rostro conocido del famoseo europeo en un restaurante del que es copropietario John Malkovich. El actor estadounidense también es uno de los dueños de la aledaña discoteca Lux-Fragil (avenida Infante D. Enrique, Armazém A; www.luxfragil.com), donde tomamos una copa para codearnos con el moderneo luso y darnos cuenta de que la noche también se ha globalizado.

Más información en la Guía de Lisboa

El club Lux-Fragil, en Lisboa
El club Lux-Fragil, en LisboaALFREDO ARIAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de noviembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50