Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate sobre el Estatuto de Cataluña

Cataluña presiona en defensa del Estatuto

El editorial de 12 diarios catalanes canaliza el rechazo a un recorte estatutario - Entidades, patronales y sindicatos apoyan el texto ante el fallo del Constitucional

La sociedad civil desbordó ayer a los partidos políticos en Cataluña. El temor a un recorte del Estatuto mediante una sentencia del Tribunal Constitucional que partidos, sindicatos y patronales intuyen cercana, ha puesto en alerta a un amplio sector de la población de esta comunidad después del goteo de noticias negativas sobre la constitucionalidad del texto publicadas las últimas semanas por EL PAÍS. Un editorial en defensa del Estatuto publicado por una docena de diarios editados en Cataluña actuó ayer de canalizador del malestar de decenas de entidades, que exhibieron su rechazo al recorte del texto, un movimiento que los partidos que apoyaron el Estatuto no habían conseguido hasta la fecha.

Montilla califica de "iniciativa histórica" el editorial crítico con el alto tribunal

El Barça pide al Constitucional "respeto" por la realidad catalana

Apoyaron la iniciativa cuatro sindicatos, entre ellos UGT y Comisiones Obreras; las cinco principales patronales catalanas, con Pimec y Fomento del Trabajo en cabeza; siete colegios profesionales, las cámaras de comercio e instituciones como el Barça, el Círculo de Economía y Òmnium Cultural. En Internet, redes sociales como Facebook registraron más de 4.000 adhesiones en pocas horas en defensa del editorial pro Estatuto.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, se declaró "identificado" con un texto que cuestiona que el Tribunal, en el que solo la mitad de sus miembros están libres de percance o de prórrogas, pueda pronunciarse sobre el Estatuto. Montilla dijo en un comunicado oficial que el cierre de filas en torno al Estatuto es una "iniciativa histórica" que refleja "la amplia unidad que hay en la sociedad catalana en defensa del Estatuto y de la vía institucional para expresar los deseos y las aspiraciones del país". El presidente del Parlament de Cataluña, Ernest Benach, también suscribió el texto.

Todos los partidos catalanes excepto el Partido Popular y Ciutadans se alinearon con el texto, que alerta que está "en juego" el pacto Constitucional y advierte de que Cataluña responderá a un eventual recorte "articulando la legítima respuesta de una sociedad responsable".

Los partidos catalanes que defienden la plena legalidad del Estatuto, Partit dels Socialistes, Convergència i Unió, Iniciativa y Esquerra Republicana, se pronunciaron casi al unísono para destacar el sentimiento mayoritario de la sociedad catalana en defensa de un Estatuto, que en su opinión mejora el encaje de Cataluña dentro de España. Todos negaron que el editorial, las entidades que lo han suscrito o los propios partidos estén presionando al Tribunal Constitucional y apuntaron al Partido Popular como el principal responsable de la precariedad de un organismo, pendiente de renovación desde hace meses.

La oleada de apoyos fue tal en Cataluña que hasta el Partido Popular se vio obligado a milimetrar su respuesta en esta comunidad. Lejos de las críticas del partido a nivel nacional, la presidenta regional del PP, Alicia Sánchez Camacho dijo "respetar" la iniciativa de los diarios catalanes y se limitó a abogar por un Estatuto "plenamente constitucional". Las palabras de Camacho coinciden con la estrategia del partido en Cataluña, que en los últimos meses ha desterrado de su discurso el recurso sobre el Estatuto en un intento de acercarse a la centralidad política con vistas a las elecciones autonómicas del año que viene.

La tibia respuesta de Camacho no impidió que todos los partidos volvieran a solicitar al PP que retire su recurso sobre el Estatuto y acepte el resultado del referéndum que lo aprobó en 2006. El PSC agradeció el gesto "extraordinario y sin precedentes" de la prensa catalana. Los socialistas catalanes aseguraron que el mensaje coincide con el expresado por José Montilla el pasado domingo tras publicar este diario que una mayoría del Tribunal Constitucional se inclinaba por rechazar la definición de Cataluña como "nación" y el reconocimiento de sus "símbolos nacionales".

Convergència i Unió pidió al presidente de la Generalitat que actúe en consecuencia y ayer Artur Mas envió una carta a José Montilla solicitándole que convoque una reunión con todos los partidos con el objetivo de prepararse para lo peor y articular una respuesta unitaria. "Si periódicos con líneas editoriales tan distintas han sido capaces de ponerse de acuerdo, los partidos tenemos que estar a la altura de las circunstancias y pasar a la acción", aseguró Mas.

En medios políticos sorprendió la adhesión, aunque tibia, de la patronal Fomento. Esta asociación empresarial, vinculada a la CEOE, pidió en un comunicado que la lealtad a los valores constitucionales ha de acompañar "la evolución de la sociedad y las aspiraciones catalanas". El Futbol Club Barcelona, cuyo presidente Joan Laporta lleva meses intensificando su faceta política, reclamó que se respete "la realidad social, cultural y económica de Cataluña, así como los elementos lingüísticos que le son propios", dijo el club en un comunicado.

Dos horas de reunión del tribunal

El Pleno del Tribunal Constitucional eludió ayer cualquier pronunciamiento corporativo sobre el editoral conjunto publicado por 12 diarios catalanes bajo el título La dignidad de Cataluña, en el que advertía al tribunal sobre supuestos recortes al texto del Estatuto. El Pleno se reunió durante un par de horas en las que despachó asuntos de trámite, tras lo cual, el magistrado Pablo Pérez Tremps abandonó el Pleno cuando éste abordó el Estatuto catalán, ya que está recusado y no puede participar en las deliberaciones, que proseguirán la próxima semana. Sobre el Estatuto no se produjeron avances significativos, según las fuentes consultadas.

A falta de una reacción oficial al documento en los diarios catalanes, la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura calificó el editorial de los diarios catalanes como una "presión intolerable" que intenta "influir groseramente" en los magistrados. "No es pertinente, aceptable, democrática ni adecuada a las exigencias del Estado de derecho", declaró el portavoz de la APM, Antonio García.

El editorial también fue considerado "sin duda alguna, una presión" por el portavoz del Foro Judicial Independiente Conrado Gallardo, aunque la consideró "lícita" y dentro de la "libertad de opinión".

La asociación centrista Francisco de Vitoria no vio una "coacción" en la crítica de la prensa a los poderes públicos, si bien vio una "intencionalidad política" que debería ser ajena a los medios, según declaró su portavoz, Marcelino Sexmero. El portavoz de Jueces para la Democracia, Miguel Ángel Gimeno, rechazó que el editorial deba interpretarse como una "presión" al alto tribunal. "No creo que el Tribunal se sienta presionado ni ofendido", dijo.

Posiciones comunes

- El primer editorial conjunto de los principales diarios españoles se produjo como reacción a los asesinatos en el despacho laboralista de Atocha en enero de 1997 y su título fue Por la unidad de todos.

- El segundo, tras ser legalizado el Partido Comunista, en abril de 1977, se titulaba No frustrar la esperanza y estuvo motivado por el temor a una reacción militar golpista. Lo publicaron los principales diarios, excepto Abc y El Alcázar.

- El tercero lo publicaron varios diarios, entre ellos EL PAÍS, tras el atentado en Barcelona contra la revista satírica El Papus, en 1977.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 2009

Más información