Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado se reúne con los sindicatos para plantearles reformas laborales

La vicepresidenta propone a Méndez y Toxo una adaptación del 'modelo alemán' de reducción de jornada y nuevos incentivos al empleo juvenil

El diálogo social comienza a recomponerse lejos de los focos. La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, convocó el pasado lunes a los líderes de UGT y Comisiones Obreras a una reunión discreta. Se trataba de perfilar las líneas que definirán la reforma laboral que el Gobierno ha acabado por admitir como necesaria, aunque con una orientación diferente a la que reclama la patronal. Los sindicatos salieron del encuentro con la sensación de que hay "sintonía" en el diagnóstico de los problemas, aunque queda por concretar la solución.

El Gobierno tiene en mente dos cambios prioritarios: un plan para fomentar el empleo de los jóvenes y una adaptación a la ley española del llamado modelo alemán, que permite a las empresas reducir la jornada de los trabajadores con la consiguiente merma de sueldo, compensada con dinero público. De esta forma, los empresarios hacen frente a la crisis sin recurrir necesariamente a los despidos. En la reunión del pasado lunes con Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo se abordaron ambos asuntos con la idea de resolverlos con "agilidad".

La patronal CEOE insta a su líder a seguir la línea dura contra Zapatero

Los agentes sociales acudirán el día 14 a la conferencia de presidentes

Varias fuentes de la patronal CEOE aseguran no tener conocimiento de que Salgado haya mantenido una reunión similar con su presidente, Gerardo Díaz Ferrán. Esta organización celebró el pasado miércoles una reunión interna en la que los órganos de dirección instaron a su líder a mantener la línea dura contra el presidente del Gobierno. Algunas intervenciones rozaron el insulto hacia José Luis Rodríguez Zapatero, según fuentes conocedoras del encuentro.

Para no perder tiempo, algunas fuentes sindicales se muestran más partidarias de reformar los mecanismos ya existentes (los expedientes de reducción de jornada, muy poco utilizados) que de crear otros nuevos. Se trataría, por ejemplo, de relajar los requisitos de esa reducción -ahora tiene que ser de más de un tercio de la jornada- para facilitar su uso, aunque los sindicatos piden que se acuerde en la negociación colectiva. En los nueve primeros meses del año, sólo 17.433 trabajadores se han acogido a esa fórmula, frente a los 368.074 afectados por expedientes de suspensión temporal de empleo. El secretario de Estado de Seguridad Social y responsable de política económica del PSOE, Octavio Granado, ha asegurado esta semana que el Ejecutivo estudia rebajar las condiciones, "ahora bastante exigentes".

Más fijado en el calendario está el pacto para el empleo juvenil, centrado en las bonificaciones a la contratación, en buena parte ligadas a la formación, aunque también a la creación de puestos estables. El propósito de Trabajo, según un alto cargo de este ministerio, es tener listo un modelo para presentar en la conferencia de presidentes autonómicos, que se celebrará el próximo 14 de diciembre. El paro de los menores de 25 años se ha duplicado en dos años, hasta acercarse al 40% en el tercer trimestre del año, según la encuesta de población activa. Por eso urge adoptar medidas.

La implicación de las comunidades es crucial, pues gestionan el 72% del presupuesto destinado a políticas activas de empleo. También los agentes sociales (patronal y sindicatos) han sido convocados a este encuentro. Será la primera vez que participen en ese foro, que reúne al presidente del Gobierno con los ejecutivos autonómicos. Además del empleo juvenil, Zapatero los ha citado para que aporten su visión sobre la Ley de Economía Sostenible que aprobará hoy el Consejo de Ministros.

Las arcas públicas disponen de poco margen para grandes alegrías. Así que el proyecto de empleo juvenil se centrará en arañar dinero no asignado de partidas presupuestarias de empleo y en reordenar las políticas. Pero tampoco son descartables nuevas aportaciones.

Tanto los sindicatos como el propio Gobierno ponen casi más énfasis en el plan para insertar a los jóvenes en el mercado laboral que en la reducción de jornada a la alemana. "No es la única solución", asegura un dirigente sindical. El argumento es que el tejido productivo alemán difiere mucho del español y la cultura laboral de aquel país propicia más soluciones de esta índole.

Tanto los sindicatos como la patronal tendrán esta tarde una nueva oportunidad para hablar con Salgado, en este caso sobre la Ley de Economía Sostenible. La ministra ha citado a las cúpulas de UGT, CC OO y CEOE -los sindicatos primero, la patronal a continuación- apenas unas horas después de su aprobación para trasladarles las novedades de este proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 2009