Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A la caza de símbolos ilegales

El Grup per la Recerca de la Memòria Històrica de Castellón muestra la pervivencia de las marcas del franquismo en las calles

"Reconstruido por los zapadores del cuerpo del ejército de Galicia. III año triunfal". Así dice una de las placas que aún hoy se puede ver en un puente de la provincia de Castellón, donde también están instalados el yugo y las flechas. 34 años después de la muerte del dictador, y pese a la existencia de una ley que incluye la retirada de símbolos franquistas, escudos preconstitucionales, yugos, flechas, símbolos de victoria, nomenclatura y otras señas se mantienen todavía en las calles.

El Grup per la Recerca de la Memòria Històrica de Castellón organizó ayer un pase de fotografías, realizadas por Francesc Durà, en el que se mostró un breve recorrido por las muestras de esta simbología, que perviven por todo el país. L'Alcora, Vila-real, Llucena, Almassora, Castellón, La Vall d'Uixó, Nules o Burriana fueron algunos de los municipios de la provincia de Castellón de los que se vieron imágenes. Pero también se mostró simbología franquista encontrada en Lugo, Burgos, Palencia y en pueblos de La Rioja o Teruel. "No somos ni más ni menos. En mi recorrido he encontrado cruces en casi todos los pueblos", señaló Durà que, en cualquier caso, reconoció que "hay otros lugares en los que ya se han retirado". "A menos de 1.000 metros de donde nos encontramos (desde la Casa de la Cultura de la capital de La Plana) tenemos el yugo y las fechas", dijo al referirse a la Iglesia de la Trinidad de la misma ciudad.

"A nadie se le ocurre que Hitler tuviera una plaza en Berlín"

"Los símbolos históricos están en los museos y no en la calle"

"Era su reconocimiento iconográfico", explicó el historiador Juan Miguel Palomar. "Al no tener legitimidad democrática, [los franquistas] tenían que buscar otras legitimidades alternativas y lo hicieron a través de los símbolos", añadió.

La gravedad estriba, según relató Durà, en que los símbolos persisten. "¿Cuánto tiempo ha de pasar?", se preguntó. "A nadie se le ocurre que en medio de Berlín hubiera una plaza o un momento a Hitler o que en un instituto de Jerusalén estuvieran colgados símbolos nazis", dijo a modo de comparativa. Pero en España, pese a la ley, la simbología se mantiene en muchos casos. "Yo he podido hacer estas fotos porque los escudos, las cruces y las placas existen", aunque deberían haber sido retiradas en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, aprobada en 2007. "Los símbolos históricos están en los museos y no en la calle", añadió el fotógrafo. "No creo que en otro país de Europa pasen cosas semejantes", concluyó.

Tanto Durà como Palomar se refirieron no sólo a simbología instalada en lugares públicos, competencia de gobiernos municipales. También hay edificios de titularidad estatal en los que aún se pueden ver escudos preconstitucionales, como ocurre en la Comandancia de Marina de Castellón. En esta imagen, el fotógrafo se permitió la licencia de, pese a ser en color, mostrar el escudo en blanco y negro. "Porque para mí es una época gris", justificó. El símbolo permanece y eso que desde 2008 hay una orden que lo prohíbe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de noviembre de 2009